Enviar
Grecia se afianza en el rescate

El Gobierno griego se mostró ayer optimista sobre el resultado de la reunión del Eurogrupo en Bruselas, en la que se prevé dar luz verde al nuevo préstamo de 130.000 millones de euros y al proceso por el que se efectuará una quita de unos 100.000 millones de euros de la deuda del país en manos del sector privado.
"Estamos preparados para concluir este largo proceso" sobre la ayuda europea y la quita de la deuda, aseguró a su llegada a Bruselas el ministro de Financias griego, Evangelos Venizelos.
El primer ministro de Grecia, Lukás Papadimos, dijo que su país espera cerrar "un largo período de incertidumbre que no ha beneficiado ni a la economía griega ni a la de la eurozona".
"Europa sabe lo importante que es enviar un mensaje claro de que las decisiones son completadas y puestas en práctica", afirmó el exbanquero, quien lidera como independiente un Ejecutivo de unidad.
Por su parte, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, expresó ayer su confianza en que se apruebe el segundo rescate a Grecia porque eso es "esencial" para evitar una suspensión de pagos desordenada del país.
"Espero que, tras semanas y meses de largas y difíciles negociaciones, los ministros puedan cerrar esta noche un acuerdo sobre un segundo programa para Grecia, incluyendo también una participación muy significativa del sector privado y la financiación del sector público", indicó Rehn en un mensaje grabado previo al inicio de la reunión del Eurogrupo.
"Esto es esencial para evitar una suspensión de pagos desordenada de Grecia y garantizar la estabilidad financiera en toda Europa", aseveró el vicepresidente de la Comisión Europea.
Mientras, en Grecia se vivió con cierta calma esta jornada crucial para el futuro del país, sin grandes manifestaciones, que están previstas sin embargo para el próximo miércoles.
Pero el tema del nuevo paquete de rescate, el segundo tras el concedido en 2010 por valor de 110.000 millones, era portada en todos los diarios griegos, que lo daban por seguro, aunque a costa de más recortes sociales.
"Angustia por 230.000 millones", titulaba el periódico "Ta Nea", en referencia a los 130.000 millones de euros del rescate y los 100.000 millones de deuda griega que condonará la banca privada.
Este rotativo destacaba que la nueva reducción de las pensiones, que forma parte del acuerdo con la Unión Europea, comenzará a aplicarse ya el próximo primero de mayo.
El sindicato de funcionarios ADEDY denunció que el rescate financiero supone el fin de la soberanía griega y que los acreedores internacionales son unos "usureros" que van a hacerse con el control del país.
"Está claro que Grecia ya no es un Estado independiente y soberano. No tiene derecho a tomar decisiones sobre sus gastos públicos", criticó hoy en declaraciones a Efe el secretario general de esta organización, Ilias Iliópulos.
De hecho, el Gobierno reconoció hoy en un comunicado que está valorando la posibilidad de aceptar la demanda de establecer un "supervisor contable" para las cuentas de Grecia.
En ese sentido, el ministro holandés de Finanzas, Jan Kees de Jager, propuso la presencia de una "troika permanente" en Atenas para velar por que no vuelva a "descarrilar" el programa de ajustes y recortes acordado con la eurozona y el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Además, el responsable holandés, cuyo Gobierno es el más reticente a conceder más ayudas a Grecia, abogó por la creación de una cuenta bloqueada para el país, con el fin de que Atenas dé prioridad al pago de su deuda.

Atenas/EFE

Ver comentarios