Enviar
Grecia paralizada por medidas de austeridad

Grecia se paralizó el viernes por la segunda huelga general de este año, esta vez de 48 horas, convocada en protesta contra el acuerdo entre el Gobierno de Lukás Papadimos y la troika (CE, FMI y BCE).
Tanto el viernes, como el sábado Atenas se quedó sin transporte urbano, pues no circularon trenes, tranvías, autobuses, trolebuses, y tampoco el metro.
En los puertos, donde se concentra una de las industrias más importantes de Grecia, tanto los barcos de mercancías como la inmensa mayoría de los transbordadores a las varias miles de islas del país permanecen amarrados.
En cambio, los vuelos no se ven afectados al no participar los controladores aéreos en la huelga, según confirmaron a EFE fuentes del aeropuerto de Atenas, el principal del país.
Los hospitales trabajan sólo de urgencia, los maestros secundan también la huelga y los tribunales y los bancos, tanto públicos como privados, permanecen cerrados.
Según el acuerdo con la troika, en el sector público se reducirán 15.000 puestos de funcionarios este año, dentro de un plan para eliminar 150.000 empleos públicos hasta 2015.
El salario mínimo será reducido un 22 %, hasta los 585 euros mensuales brutos, y para los jóvenes de menos de 25 años, en un 32 %, hasta 527 euros mensuales.
De este modo, el sueldo mensual neto de un joven quedará en torno a los 400 euros, teniendo en cuenta los elevados y poco progresivos impuestos que se han aprobado en los últimos años por el Gobierno, que busca fondos en todos lados para pagar la abultada deuda (160 % del PIB).
Tanto los sindicatos como la patronal se oponen a los recortes salariales que han provocado un aumento sin precedentes del paro y la pobreza, así como una fuerte caída del consumo, lo que a su vez ha llevado al cierre de más de 60.000 negocios.
"Este Gobierno no tiene la legitimidad para tomar tales medidas. Exigimos un cambio de política y del Gobierno de coalición que la impone. Es la hora del pueblo", afirmaron los dos sindicatos mayoritarios griegos, GSEE y ADEDY, en su convocatoria oficial a la huelga.
Los sindicatos aludieron así al hecho de que el Ejecutivo actual no ha sido elegido en las urnas.
El Instituto de Estadística Griego (ELSTAT) informó hoy de que el pasado noviembre el número de parados superó por primera vez el millón de personas (20,9 %).
Especialmente grave es la situación entre los jóvenes, donde casi la mitad de las personas de entre 15 y 24 años no tienen empleo, más del doble que hace cuatro años.
Una de las medidas pactadas con la troika es que no habrá aumentos de salarios hasta que el paro descienda por debajo del 10 %.

Roma/EFE

Ver comentarios