Logo La República

Lunes, 21 de enero de 2019



COLUMNISTAS


Grandes y pequeños partidos políticos

Vladimir de la Cruz [email protected] | Miércoles 30 marzo, 2011



PIZARRON
Grandes y pequeños partidos políticos


La historia nacional tiene en su memoria electoral la presencia de muchos partidos políticos, nacionales, provinciales y cantonales, que proponen candidato presidencial, diputados, regidores y alcaldes. En la capacidad de cubrir todo el entramado de circunscripciones electorales se mide el tamaño, la fuerza y posibilidad de triunfo. Así, un partido que cubre todo el país, que presenta papeletas en todas las provincias y cantones lleva más ventaja que aquellos que no lo hacen, y más ventaja para ejercer el gobierno.
Tienen más posibilidad de cubrir el territorio nacional los partidos con inscripción nacional y los que ejercen el gobierno de la República. Los segundos porque con el ejercicio de gobierno desarrollan labor gubernativa en todo el territorio, tienen dirigentes de gobierno y de partido que impulsan acciones públicas y regionales, ejecutan el presupuesto público que permite mostrar mayor presencia real, generan confianza en la recepción y esperanza de soluciones a los problemas de las comunidades y habitantes, y tienen más capacidad de cubrir, con sus delegados y fiscales, todas las mesas electorales para cuidar y velar por el conteo y anulación de votos. Pocos partidos nacionales se inscriben en todos los cantones con sus miembros de mesa.
Por esta razón los partidos pequeños y sus dirigentes pequeños deben aprender de los partidos grandes y sus grandes dirigentes. Los partidos grandes no descansan, ni sus dirigentes, en su faena organizativa, de proyección de sus candidatos o líderes nacionales, provinciales o cantonales, en tener presencia en la vida nacional, en el debate de temas de actualidad en los medios de comunicación y redes electrónicas, con sus páginas y blogs.
Los partidos pequeños que se niegan a desarrollar prácticas electorales con miras a 2014 caen en la trampa de no hacer nada, o hacer lo mínimo, o hipócritamente trabajar por debajo a baja intensidad y poca exposición perdiendo tiempo. Caen en el peor auto engaño, de dejar todo para el año anterior a las elecciones, cuando los partidos grandes tienen todo comprometido. Si caminan por una coalición debe ser ya, no dejarla para el final, porque podría no darse y haber perdido dos o tres años de tiempo, para terminar presentándose desunidos, dando más oportunidad a los grandes partidos. En política y elecciones no hay espacios vacíos. Lo que no lo llena uno lo ocupan otros.
Los líderes y partidos pequeños deben aprender de los grandes. Veamos un caso: Liberación Nacional y Rodrigo Arias. De las 15 elecciones desde 1953 ha ganado 9 y el PUSC 6. Solo ellos han ganado gobiernos, y eso les da enormes ventajas. Sus líderes son formados con tiempo, escogidos partidariamente y promovidos popularmente con antelación. Sus líderes tienen su propio trabajo porque es el que amarra a propios y atrae ajenos. No casualmente el PLN ya tiene su principal candidato, Rodrigo Arias, que no descansa. Anda de un lugar para otro por toda la geografía nacional, apoya a sus propios candidatos y a los de las otras tendencias dentro del PLN, como lo hizo en las elecciones municipales, desarrolla y amarra lealtades y compromisos, su presencia se discute en todos los ámbitos, genera opinión y se hace un referente obligado.
Los opositores del PLN, más que desvelarse por Rodrigo Arias, que es preocupación primera de los liberacionistas, deben preocuparse y ocuparse de buscar candidatos y partidos que puedan enfrentarlos.

Vladimir de la Cruz

NOTAS ANTERIORES


En defensa de COPROCOM

Domingo 20 enero, 2019

En La República del martes 15 de enero de 2019, se publica el artículo “Una mirada crítica sobre ...