Enviar

¡Grande Mickelson!

La ametralladora zurda asestó golpe definitivo en hoyo 18

201307212345190.a12.jpg
El zurdo Phil Mickelson honró con su calidad y profesionalismo la cuna del golf: Escocia. Glyn Kirk-AFP/La República
Phil Mickelson no podrá olvidar sus dos semanas vividas en julio en el país que inventó el golf, Escocia, en tardes de verano como la que el jugador zurdo remató ayer domingo, en Muirfield para ganar su primer título del Open Británico, el quinto Grande de su palmarés.
La cuna del golf meció suavemente y trató con mimo a uno de los mejores jugadores que este deporte ha arrojado en las últimas dos décadas.
Mickelson, de 43 años, penetró en la historia del torneo más antiguo de golf tras su extraordinaria victoria en el Open Británico. Quinto título de Grand Slam, que acompaña en su palmarés a sus tres Masters de Augusta (2004, 2006 y 2010) y el US PGA (2005).
El jugador de San Diego, que la semana pasada se impuso en el Open de Escocia —su primer título individual en el Reino Unido—, repitió victoria en Muirfield para acabar con la maldición que perseguía al vencedor del Abierto escocés. Es, además, el segundo zurdo campeón del Open Británico. El neozelandés Bob Charles fue el primero que levantó con la izquierda la Jarra de Clarete, hace 50 años (1963).
Mickelson firmó 66 golpes (5 abajo), una de las mejores tarjetas del torneo, para sentenciar el título como único jugador bajo el par y con tres golpes menos que el sueco Henrik Stenson y cuatro sobre el australiano Adam Scott y los ingleses Ian Poulter y Lee Westwood, este el líder al comienzo.
201307220033530.a.jpg
Mickelson fue, progresivamente, convirtiéndose en el dignísimo vencedor de un domingo brillante. Se ganó la gloria golpe a golpe. No hubo discusión. En los últimos seis hoyos, el norteamericano embocó cuatro “birdies” que sentenciaron su lucha frente al australiano Adam Scott y el inglés Lee Westwood. La ametralladora zurda asestó el golpe definitivo en el hoyo 18, con un “birdie” para la historia del golf.
Westwood, el hombre que más torneos de Grand Slam ha disputado sin obtener éxito (62 en total), deberá nuevamente esperar otra oportunidad mejor. Sus 75 golpes estropearon su liderato inicial.
Ni Tiger Woods pudo sacudirse los golpes tendidos, rectos y cercanos a bandera de Mickelson. A Tiger, el mejor golfista del planeta, no le benefició jugar junto a Adam Scott, el australiano que contrató al que fuera su “caddie” durante años y con el que Woods finiquitó de la peor manera su relación.

 

Muirfield, Escocia/EFE

Ver comentarios