Enviar
Gran esfera invita al Museo Nacional
La estructura se conectará por medio de un túnel al recinto, el cual recobra su entrada por la fachada principal

Las obras de remodelación que se están haciendo en la nueva entrada del Museo Nacional, así como en su vestíbulo y mariposario, estarían listas en un mes o menos.
Los trabajos se iniciaron el año anterior con una inversión mayor a los ¢400 millones, y sus resultados ya saltan a la vista del público.
Por ejemplo, la esfera de vidrio y hierro de gran tamaño, que va ubicada frente a la fachada principal, ya casi está terminada, y solo faltan retoques en su suelo y que se coloque en su interior una esfera de piedra original.
La construcción de un túnel de concreto, que unirá la esfera con la entrada del edificio y que está compuesto por tres cubos, avanza a pasos agigantados, según Ronald Quesada, arquitecto del Museo.
En el vestíbulo y el mariposario, la situación igualmente va viento en popa, y solo faltan detalles en las paredes, el traslado del inmobiliario nuevo para el área de espera, terminar de colocar el sistema de riego y la siembra del jardín.
“El fin de las obras es permitir por primera vez que el Museo tenga acceso por la fachada principal. La entrada por atrás (del edificio) solo permite que la gente lo relacione con una casa colonial, y se pierde su identidad de cuartel, por lo que la idea es que recobre sus orígenes”, explicó el arquitecto.
Los trabajos también admitirán que el público tenga una entrada ágil y atractiva, y luego pueda disfrutar del jardín de mariposas del recinto.
En ese último espacio, el viaje comenzará en una rampa de concreto de 110 metros de longitud, que ya está construida y parece “flotar” por encima de la vegetación mientras las mariposas revolotean en el aire.

Carolina Barrantes
[email protected]
Ver comentarios