Enviar
Grammys llenos de sorpresas

Robert Plant y Alison Krauss sorprenden con cinco premios Grammy

El tándem formado por Robert Plant, ex componente de Led Zeppelin, y la cantante de bluegrass Alison Krauss, se convirtió en la gran sorpresa de la 51 edición de los premios Grammy, al obtener cinco gramófonos dorados.
Su álbum conjunto, “Raising Sand”, se llevó los galardones al disco del año, al disco de folk contemporáneo, a la grabación del año, por el tema “Please Read the Letter”, a la mejor colaboración vocal country, por “Killing the Blues”, y a la mejor colaboración pop con letra, por “Rich Woman”.
El rapero estadounidense Lil Wayne, que partía como favorito con ocho candidaturas, obtuvo cuatro premios entre ellos mejor álbum de rap, por “Tha Carter III”.
Además, la banda británica Coldplay se apuntó tres premios, mejor canción del año, por “Viva la Vida”; mejor álbum de rock, por “Viva la Vida or Death and All His Friends”; y mejor actuación vocal pop de dúo o grupo.
Todo ello en una gala demasiado larga, cuya primera actuación corrió a cargo de los irlandeses U2, que aunque no aspiraban a ningún premio, presentaron en directo “Get On Your Boots”, el primer sencillo de su nuevo disco, “No Line On the Horizon”.
Bono, líder de la banda, dio paso a Whitney Houston, que a su vez presentó el Grammy al mejor álbum de R&B, que fue a parar a manos de Jennifer Hudson, quien dedicó el Grammy a su familia “en el cielo” y a quienes la acompañaban “aquí hoy”.
Hudson recibió una ovación cerrada del público, puesto en pie, tras la interpretación del tema “You Pulled Me Through”.
La gala, no obstante, se vio empañada por la inesperada ausencia de Rihanna, reemplazada sobre el escenario por la colaboración entre Al Green, Justin Timberlake y Boyz II Men, y de su pareja, Chris Brown, a causa de un episodio de violencia
doméstica, según el rotativo Los Angeles Times, algo no confirmado por la Academia.
Taylor Swift y Miley Cyrus, cantaron el tema “Fifteen”, y la aparición de los Jonas Brothers, en una curiosa colaboración con Stevie Wonder durante las canciones “Burnin Up” y “Superstition”
Los Grammy contaron con cierto componente reivindicativo, en momentos como el grito del presentador de televisión Craig Ferguson (“¡Las lesbianas son súper buena onda!”) antes de presentar a una afrutada Katy Perry y su éxito “I Kissed a Girl”, o la actuación conjunta del “Rat Pack negro”.
Uno de los momentos más vibrantes de la gala lo protagonizó Sir Paul McCartney, quien le dio el toque Beatle a la gala con “I Saw Her Standing There”, un tema grabado por la banda de Liverpool e incluido en el
disco “Please Please Me”, que contó con la ayuda de Dave Grohl, rememorando su etapa en Nirvana a la batería.
Justo después la actriz Gwyneth Paltrow, bajo la atenta mirada de su esposo, Chris Martin, introdujo a los británicos Radiohead.
La velada concluyó con la reaparición sobre el escenario de Stevie Wonder, que decidió echar el telón con un mensaje de amor: “All About the Love Again”.

Los Angeles
EFE
Ver comentarios