Graciosa parodia de espionaje
Enviar
Graciosa parodia de espionaje

• Adaptación regular de una célebre teleserie, cuenta con un arma secreta: la simpatía de Steve Carell

Súper Agente 86
(Get Smart)
Dirección: Peter Segal. Reparto: Steve Carell, Anne Hathaway, Dwayne Johnson, Alan Arkin. Duración: 1.50. Origen: EE.UU. 2008. Calificación: 6.

He aquí la enésima teleserie reciclada por Hollywood, como base para un flamante largometraje de alto presupuesto. Creada en 1965 por Mel Brooks y Buck Henry, “Super Agente 86” se ha convertido en un clásico de la pantalla chica y se sigue transmitiendo con éxito.
La adaptación cinematográfica, dirigida con discreción por Peter Segal, sirve como pasatiempo honesto y sencillo. Es un producto comercial, privado de ambiciones artísticas, pero a su manera eficaz. Cuenta con un arma secreta: la arrolladora simpatía de su intérprete principal, Steve Carell.
En pocos años, gracias a hitos como “Virgen a los 40” (2005), él se ha posicionado entre los comediantes más populares del mundo. Su fama es bien merecida: posee un don innato para causar hilaridad, como se conviene a los maestros de la risa. Su energía es indiscutible, aunque hasta ahora, ningún director ha logrado explotar plenamente su enorme potencial histriónico.
En el papel que antiguamente había desempeñado Don Adams, Carell interpreta a Maxwell Smart, agente secreto perteneciente a CONTROL. Se trata de un ente especial del gobierno estadounidense, en perenne conflicto con los miembros de la organización rusa KAOS. Si bien la Guerra Fría terminó hace muchos años, la lucha clandestina continúa. Cuando las filas de CONTROL son diezmadas, le toca a Smart, recién graduado como Agente 86, la tarea de detener a un villano, quien planea lanzar una bomba nuclear sobre Los Ángeles.
Como parodia del género de espionaje, la cinta llega a destiempo. En su época, la serie fue novedosa y sorprendente. Hoy en día, el mercado está saturado de propuestas que se burlan de las aventuras de James Bond: desde “Johnny English” (2003), hasta las sagas de Austin Powers y Mini Espías. Más allá de su carácter consabido, el resultado es gracioso, porque Steve Carell está en gran forma y casi siempre da en el blanco con sus salidas sarcásticas. En el rol de su bella colega, la Agente 99, Anne Hathaway cumple sin pena ni gloria.

La película falla cuando intenta funcionar a la vez como farsa demencial y como espectáculo rutilante. Por momentos, los autores parecen intencionados en competir directamente con los mismos filmes que pretenden ridiculizar. Sin embargo, cuando la acción se torna agresiva, deja de ser divertida. Por ello, la narración termina oscilando entre la emoción cargada de adrenalina y la carcajada liberadora, sin sobresalir en ninguno de los dos aspectos.
A pesar de todo, “Super Agente 86” no defrauda, proporcionando el tipo de diversión ligera y despreocupada que es lógico esperar de ella.

Ver comentarios