Enviar
Grabación de “Fast and Furious 5” transforma San Juan

La grabación de “Fast and Furious 5” transformó a la ciudad de San Juan en un gran estudio de rodaje, un primer paso en el objetivo de las autoridades locales de convertir a Puerto Rico en el centro mundial de la industria cinematográfica.
Los sanjuaneros se han acostumbrado ya a toparse con estrellas de Hollywood como Vin Diesel y Paul Walker en restaurantes y calles del centro histórico del Viejo San Juan de la capital, tomados por equipos de grabación llegados de Estados Unidos.
Las tomas de la última película de la saga de “Fast and Furious”, que dirige el estadounidense Justin Lin, han llegado al mismo distrito de Santurce, corazón de la capital puertorriqueña, que sirve de escenario de lo que supuestamente es Río de Janeiro, la ciudad brasileña donde transcurre parte del filme.
El Departamento de Transportes y Obras Públicas informó del cierre al tránsito de varias calles de Santurce para facilitar las tomas del equipo de grabación, algo que viene ocurriendo durante toda la semana y que incluso ha provocado algunas protestas por los trastornos de circulación provocados.
El centro gubernamental de Minillas, sede de algunas oficinas del Ejecutivo, también vio alterada su actividad normal por la grabación de la película, lo que obligó a que, incluso, rótulos de dependencias estatales se cambiaran al portugués para recrear con precisión la ciudad carioca.
Diesel y Walker pudieron verse, desde la distancia, en arriesgadas escenas grabadas también en el distrito turístico de Condado, a los que en los últimos días se han sumado Tyrese Gibson, Jordana Brewster, Dwayne Johnson, la española Elsa Pataky y los reguetoneros locales Tego Calderón y Don Omar.
La directora ejecutiva de la Corporación de Cine de Puerto Rico, Mariella Pérez Serrano, destacó recientemente su objetivo por transformar a la isla caribeña en destino de la industria del cine internacional. Pérez Serrano subrayó que para alcanzar esa meta el Gobierno pone a disposición de las cinematográficas el llamado crédito contributivo del cuarenta por ciento.
La funcionaria explicó que esas ayudas suponen la entrega a las compañías foráneas del cuarenta por ciento del costo de las partidas de la grabación pagadas a residentes de la isla.
La Corporación de Cine de Puerto Rico estima que en 2009 la industria cinematográfica foránea generó para la economía local unos ingresos de cerca de $50 millones.
La isla caribeña espera albergar el próximo septiembre la grabación de un filme de terror producido por Mark Lipsky.

San Juan / EFE
Ver comentarios