Google aspira a ganancias del iPhone con su smartphone Pixel
Google lanzó su teléfono Pixel el pasado 4 de octubre. Bloomberg/La República
Enviar

La nueva línea de teléfonos Pixel de Google tiene el aspecto, el precio y algunos de los elementos del iPhone de Apple, pero también, algo fundamental para los inversores, tiene márgenes parecidos a los de Apple.

El Pixel XL es un teléfono inteligente con 32 gigabytes de espacio, con una integración de todos los materiales y un precio de fabricación de $285,75, según la compañía de análisis de componentes IHS.

Con un precio de venta al público de $769, los márgenes de este modelo en concreto son de aproximadamente $410 por unidad, excluyendo los costes no tenidos en cuenta por IHS. Esto supera los beneficios de Apple por el iPhone 7, de 32 GB iPhone 7 con un menor gasto, según el análisis de IHS.

Los márgenes de Google en su primer teléfono inteligente sugieren que la empresa, con sede en Mountain View, California, no solo busca la base de usuarios de Apple, sino sus beneficios.

El Pixel es el primero de una serie de nuevos productos de la empresa matriz de Google, Alphabet, según Rick Osterloh, vicepresidente senior a cargo de hardware.

Los márgenes sugieren que "Google está pagando los mismos precios por los mismos componentes que otros fabricantes de teléfonos de primer nivel", ha declarado Andrew Rassweiler, director senior de referencia de precios para IHS Markit. "Tienen el mismo peso que cualquiera de los grandes".

Esta suposición podría no ser correcta, ya que Apple puede encargar componentes en cantidades masivas, asegurándose precios más bajos.

Google no puede asegurar a sus proveedores los mismos volúmenes, pero los nuevos ejecutivos de hardware de la empresa dicen que pretenden alcanzar el mismo peso en la cadena de suministro en el futuro.

Jason Bremner, vicepresidente de gestión de producto de Google, ya ha comentado este mes que la empresa podría llegar a jugarse "cientos de millones de dólares en cualquier momento" ahora que está llegando a acuerdos en la cadena de suministro.

"Todas estas compañías, no solo Apple y Samsung, pueden hacer buenas elecciones, ya que los componentes de hardware se han generalizado como materias primas", declara Rassweiler. "La diferencia es que Google busca integrar su hardware y software, algo en lo que Apple se ha especializado durante años", agregó.

Ver comentarios