Golpe al orgullo
Enviar
Golpe al orgullo
Wood hizo el ridículo ante su ex caddie en la primera jornada de la Copa Presidentes

Se podrá recuperar; volver a ser el número uno, y ganar quien sabe cuántas copas presidentes, pero el golpe moral que sufrió ayer Tiger Woods en el Royal Melbourne Golf Club, en Australia, será difícil de olvidar para el otrora indiscutible astro del golf.
Tras la primera fecha de la Copa Presidentes, los Estados Unidos dominan 4-2 al equipo Internacional, pero lo que se robó el show en este arranque fue la pésima actuación del dúo Tiger y Stricker, quienes certificaron su primera derrota como pareja en esta Copa y, en parejas, la más abultada para los norteamericanos en la historia de esta competición.

Las dos victorias fueron anotadas por Bubba Watson y Webb Simpson, quienes acabaron en el hoyo 16 y con cuatro de ventaja frente a la pareja Els-Ishikawa; Mahan y el veterano David Toms apabullaron a los coreanos Yang y Kyung-tae (6 y 5), mientras que Mickelson y Furyk no tuvieron problemas (4 y 3) ante Goosen y Allenby.
Medio punto por sendos empates se repartió en los partidos Haas-Watney frente Ogilvy-Schwartzel y Kuchar-Dustin Johnson contra Jason Day-Baddeley.
En esta jornada Woods sufrió la mayor derrota de su carrera en 'match play', recibiendo una soberana paliza (7 y 6), frente a su 'excaddie' como testigo directo, el neocelandés Steve Williams.
Woods y Stricker perdieron por 7 y 6 en “foursomes” (golpes alternos) frente al australiano Adam Scott actual jefe de Williams y el coreano KJ Choi, en esta competencia en la que no participan europeos.
Durante cada mal golpe de Woods, que arrancó con tres boggies consecutivos, el olor a venganza invadió el campo para un Williams que durante 12 años ayudó a Tiger a conquistar 13 de sus 14 'Grandes', antes de que el idilio se rompiera hace casi dos años, cuando Steve dijo que Woods había elegido un momento muy pobre para despedirlo y después se le atribuyó haberlo ofendido en términos racistas, algo que Tiger, en su oportunidad, dijo no creer.

Luis Rojas y EFE
[email protected]

Ver comentarios