Enviar
Ochoa sigue defraudando
La mexicana recibió fuertes criticas por parte de la prensa

Dinia Vargas
[email protected]

Lorena Ochoa, la golfista número uno del mundo, sigue dejando mucho que desear en esta temporada y este fin de semana volvió a defraudar en la defensa del Sybase Classic, un título que le pertenecía desde 2006.
Ochoa, de 29 años, vio como su sueño de subir de nuevo al podio en Clifton, Nueva Jersey, se desvaneció cuando la surcoreana Ji Young Oh se apoderó del primer lugar y obtuvo con esto su segundo título, antes había ganado el State Farm Classic en 2007.
La surcoreana Ji Young Oh, quien ganó su segundo torneo en su carrera después de que en 2008 lograra adjudicarse el State Farm Classic, fue la culpable de acabar con el sueño de Ochoa de hacerse por cuarta vez del torneo que se realiza en Clifton.
Los medios internacionales fueron fuertes después de la actuación de la mexicana que ocupó el puesto 19, con títulos como “Ochoa quedó muy atrás”, “Lorena se desplomó en el Sybase”, “Lorena Ochoa sufre en el Sybase Classic”.
Mientras tanto la tapatía aceptó que, “no tuve mi mejor nivel esta semana, ni me sentí cómoda, batallé mucho, pero entiendo que a veces van a suceder estas cosas”.
Este torneo fue el segundo en que Ochoa jugó sin su caddie Dave Broker, quien se lesionó durante el Abierto de Morelia, cuando jugaba un partido de fútbol con los demás caddies.
Por otro lado, el triunfo de Ji Young Oh en el Sybase Classic fue una muestra de la fuerza que en estos últimos años ha venido teniendo el contingente asiático en los torneos de la LPGA, convirtiéndose en verdaderas piedras en el zapato para las demás jugadoras.
Ahora Ochoa deberá soportar la presión en los próximos eventos en los que participe y sacar la casta de ganadora, ya que tanto espectadores como medios de comunicación tienen la mirada puesta en la golfista.


Golf en las alturas

El golfista Briny Baird acudió a la azotea del Hotel Omni para participar en el evento de caridad P.F. Chang’s Chip.
Baird lanzó bolas desde lo más alto del hotel en busca de dar con el objetivo principal, que en este caso era el campo de béisbol Petco Park, utilizado por el equipo de los Padres de San Diego.
Ver comentarios