“Goles son amores”
Hanzell Arauz grita el gol del título, en una carrera loca en la que lo acompaña el canalero, Adolfo Machado. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

“Goles son amores”

Arauz dijo que el gol del título se gestó colectivamente

A pesar del frío que ocasionó la lluvia durante todo el partido, la afición morada se encargó de calentar el ánimo de todos los presentes que llenaron la “Cueva”.
El héroe de la noche fue Hanzell Arauz quien anotó el gol que les valió el campeonato y puso a soñar a miles de aficionados tibaseños.
“No hubiera anotado de no ser por la ayuda de mis compañeros, gracias al buen pase de Colindres y Heiner (Mora) pude meter el gol”, fueron las palabras del jugador del partido.
Arauz espera que el título lo consolide para entrar en la lista de Jorge Luis Pinto y poder estar en el Mundial que iniciará en un mes. “Sé que el profesor Pinto tiene muchos jugadores en la lista, él (Pinto) es una persona observadora y yo lucho día con día y si me da la oportunidad, voy a esforzarme al máximo porque quiero estar en la selección”, dijo.
Hanzell afirmó que la expulsión de McDonald cambió todo el juego y les permitió tener la posesión de balón y dominar el teje y maneje del partido.
Los discípulos del técnico Ronald González se mostraron serenos y nunca se aceleraron, incluso con un jugador de más, supieron manejar los tiempos y jugaron con la desesperación de su rival que no pudo responder al pasar de los minutos.
“La clave estuvo en el orden táctico, lástima que les expulsaron un hombre porque condicionó el partido, pero nos permitió atacar más por los costados con mucha velocidad y creo que por ahí se definió el encuentro”, mencionó el volante Manfred Russell.
Russell fue de los jugadores más regulares durante toda la campaña, y nuevamente demostró por qué tuvo el apoyo de su técnico.
Los saprissistas estallaron en júbilo con el pitazo final del árbitro Jeffrey Solís, quien realizó un buen trabajo, y dejaron atrás la sequía de títulos que atormentaba a la institución morada.
“Gracias a Dios y al trabajo puedo decir que este ha sido mi mejor año. Durante el torneo nos hemos unido y trabajado en grupo y esta unión permite que hoy estemos cantando todos juntos”, comentó el jugador del Saprissa Daniel Colindres quien asegura haberse quitado una enorme presión de encima.
La noche se tiñó de morado y no solo obtuvieron su cetro número 30 en su palmarés sino que también se dejaron un boleto directo a la Concacaf Liga de Campeones.

Walter Herrera
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios