Goles a la Contraloría
El limitado campo de acción de la Contraloría ha inflado de goles su portería, con proyectos como la carretera a San Ramón o la refinería china. Archivo/La República
Enviar

Dio visto bueno a proyectos que comprometen al país

Goles a la Contraloría

Campo de acción es limitado y culpa es de las instituciones, alega en su defensa

Un visto bueno de la Contraloría ya no garantizará la pureza de un contrato, megaproyecto de inversión o construcción de una carretera.
Esto, porque su labor se ha visto limitada a revisar criterios de legalidad, dejándose meter algunos “goles” en los últimos años.

201307082238050.n222.jpg
Sin embargo, en la Contraloría señalan a las instituciones públicas y a sus jerarcas como los principales responsables de aprobar una serie de proyectos que cuestionan la seguridad jurídica del país y comprometen futuras inversiones extranjeras.
El freno a la nueva refinería fue la gota que derramó el vaso.
La acción se dio luego de que el Semanario Universidad diera a conocer que HQCEC, empresa que hacía el estudio de factibilidad, era juez y parte en el proyecto.
Ante un conflicto de intereses, el proyecto perdió la credibilidad, y la Contraloría empujada por la presión mediática, puso un freno tardío al megaproyecto de Recope.
La crítica popular ya se venía intensificando desde el refrendo contralor que se hizo a la concesión de la vía a San Ramón, otorgando viabilidad para que la empresa brasileña OAS se hiciera cargo del proyecto, el cual buscaba la modernización de 60 kilómetros de carretera, a un costo de $524 millones.
La Contraloría revisó el contrato y no encontró ilegalidad alguna, por lo que optó por refrendar, de esta manera el contrato recibía el visto bueno.
Meses después el proyecto chocó contra el clamor popular, ante el alto costo que podía significar para el bolsillo de los consumidores.
“La Contraloría no puede emitir opiniones de oportunidad o conveniencia más allá de su rol”, explicó Marta Acosta, contralora de la República.

201307082238050.n22.jpg

Luis Fernando Cascante
[email protected]

Ver comentarios