Goleadora de la pantalla nacional
La periodista tuvo la oportunidad de asistir al Mundial de Corea y Japón realizado en 2002. Esteban Monge/La República
Enviar

Goleadora de la pantalla nacional

Adriana Durán ocupa un rol protagónico en las transmisiones del Mundial Brasil 2014 en Canal 7

La principal figura de Buen Día pasó a formar parte del programa Revista Mundialista y ser una de las voces que narran los encuentros mundialistas, en Canal 7.
Sin embargo, no es la primera vez que Adriana Durán se desenvuelve en el escenario deportivo, ella es pionera en el periodismo de deportes.
En su momento, Canal 2 le dio la oportunidad a una joven oriunda de Cartago de demostrar por qué las mujeres deben incursionar en este ámbito, ocupado en su mayoría por hombres.
Asimismo los obstáculos no fueron un impedimento en la carrera profesional y personal de Adriana Durán, quien asegura que se levanta a las 5 a.m. para atender a sus cuatro hijos varones y trasladarse al canal de la Sabana.
“La parte deportiva es la que alimenta mi alma, porque me mantengo jugando baloncesto con amigas de toda la vida. Por lo que comparto con mis hijos ese amor por el deporte y generalmente me acompañan a mis partidos”, aseguró la periodista.
Un camaleón que pasó de la pantalla de Buen Día a ser uno de los rostros del Mundial Brasil 2014 habló con LA REPÚBLICA acerca de su reencuentro con su gran pasión: los deportes.

¿Cómo lograr un balance entre ser madre, profesional y mujer?

201406272338120.n33.jpg
Una mujer que se negó a jugar con muñecas para vivir su infancia entretenida con una pelota de fútbol en las calles de Cartago. Esteban Monge/La República
Es difícil, pero he encontrado el apoyo de mis hijos y mi familia para lograr ese balance. Trabajo mucho, pero ante todo soy madre y por eso estoy 24 horas pendiente de mis hijos. En canal 7 tengo jornada de medio tiempo, por lo que de la 1 p.m. en adelante recojo chicos, almuerzo con ellos, y luego sigo trabajando en mis otros proyectos.

¿Desde pequeña le gustan los deportes?
Crecí en un barrio donde casi todos eran hombres, si quería jugar tenía que ser con ellos y lo que a ellos les gustara. Yo nunca jugué con muñecas o Barbies, crecí corriendo, jugando bola, escondido, beisbol, carros y trompos. ¡Fue la mejor infancia del mundo!

¿Cómo fue la experiencia de ser pionera del periodismo deportivo nacional?
Difícil al principio, porque aunque otras mujeres ya habían estado en periodismo deportivo en radio y prensa, era la primera vez que se veía una mujer en TV haciendo periodismo deportivo.

¿Existió alguna vez discriminación?
Sí, como todo, a algunos jugadores, directivos, árbitros y público les costaba aceptar a una mujer en el medio. Pero lo más interesante es que quienes más me criticaban y señalaban eran las mismas mujeres. En los estadios me gritaban cosas horribles y a mí me dolía porque ni siquiera me conocían, pero rechazaban que una mujer estuviera en deportes. Aprendí a no dejarme influenciar por sus ofensas y poco a poco fueron disminuyendo.

¿Qué siente al reencontrarse en el escenario con esa pasión?
Es algo que no puedo describir con suficientes palabras… me sale desde dentro porque vivo intensamente la pasión por el deporte y por supuesto del fútbol. Tuve la oportunidad de estar en el Mundial de Corea-Japón y sé lo que se vive y sé lo que cambia la vida de las personas que llegan a disfrutar de un Mundial. Para mí ver partidos de fútbol no es una obligación… es un placer.

¿Qué similitudes ve en esta Sele con la que participó en Italia 90?
Humildad, trabajo en equipo, concentración y convencimiento, es una generación muy diferente porque tienen experiencia internacional casi todos y un desarrollo futbolístico muy diferente a los de Italia 90. Son más las diferencias que las similitudes porque en 24 años el fútbol ha evolucionado.

Dos pantallas distintas: Buen Día y Revista Mundialista. ¿Una mujer camaleónica?
Una mujer apasionada por lo que hace. Es como que me pregunten a cuál hijo quiero más, los amo por igual aunque sean tan diferentes.

¿Por qué a algunas mujeres se les reduce solo a leer las redes sociales en programas deportivos?

201406272338120.n333.jpg
Eso habría que preguntárselo a los productores de los espacios, pero no siempre es así. Ahora hay una generación de periodistas deportivas muy buenas, como en el caso de Melissa Alvarado, de Columbia; Natalia Álvarez y Gabriela Jiménez, de Repretel. Todas son mujeres muy lindas, pero deben demostrar que son mucho más que una cara bonita.

¿Qué ingrediente le hace falta al periodismo deportivo en CR?
Más análisis y humanismo. No solo son resultados, hay historias detrás de cada competencia y detrás de cada marcador.

¿Qué se les puede decir a las mujeres para que sigan adelante?
Que esto no es un asunto de género, pero sí de convicción. Es lindo que muchas jóvenes te digan: “yo quiero hacer lo mismo que usted hace” pero para lograrlo no hay que ver lo que otros hicieron sino forjar su propio destino, buscar oportunidades y aprovecharlas.

Fabiola Vargas
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios