Enviar
Gobierno sandinista instalará Consejos Ciudadanos

Distintos sectores de la sociedad civil acusaron al presidente de Daniel Ortega de “vocación autoritaria

Managua
EFE

El Gobierno de Nicaragua reafirmó ayer que instalará hoy los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) en un multitudinario acto en la Plaza de la República, pese al rechazo de la Asamblea Nacional y de otros sectores.
Rosario Murillo, primera dama nicaragüense y portavoz presidencial, informó a la prensa que a la instalación de esos Consejos asistirá el presidente Daniel Ortega, ministros de Estado, presidentes de entes autónomos y alcaldes, entre otros invitados.
Murillo, que será coordinadora de los CPC, dijo que el acto, que iniciará a las 17.00 hora local (23.00 GMT) a orillas de la antigua Catedral de Managua y cerca del lago Xolotlán, será el comienzo de un nuevo régimen de “democracia directa” en Nicaragua.
La creación de los CPC fue rechazada por la Asamblea Nacional, que el pasado día 20 aprobó una ley que considera ilegales esos foros como brazos del Ejecutivo.
Los liberales y sandinistas disidentes no se oponen a que los CPC existan como organismos partidistas del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), pero sí a que funcionen como estructuras del Estado, con fondos públicos y para imponer acuerdos a los legisladores, alcaldes, ministros y otros altos cargos.
Los opositores también consideran a los CPC como una reedición de los Comités de Defensa Sandinista (CDS), creados en los años 80 para que funcionaran como “oídos y ojos” de la revolución sandinista, y para controlar y vigilar a los ciudadanos.
La legalidad de las funciones asignadas a los CPC serán definidas finalmente por la Corte Suprema de Nicaragua, luego que el Gobierno demandara la ley que prohíbe su operación como organismos del Ejecutivo.
Ese recurso fue acogido por la corte de apelaciones de Managua, que ordenó no publicar la norma aprobada por la Asamblea.
La creación de esos Consejos ha provocado rechazo y aprobación de distintos sectores.
René Sándigo secretario general de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, al ser consultado por la prensa sobre la creación de los CPC, dijo que le “preocupa la insistencia de quienes están en la línea alta de la política y que insisten en crear un organismo que no es bien visto por la población”.
Mientras, distintos sectores de la sociedad civil acusaron ayer, en un comunicado, al presidente de Ortega de “vocación autoritaria y soberbia al pretender imponer, en contra de la voluntad de la gran mayoría de los nicaragüenses, los impopulares órganos de control partidario denominados CPC”.
Esos organismos son los no gubernamentales Comisión Permanente de Derechos Humanos, Iniciativa Ciudadana por la Democracia, Movimiento por Nicaragua, Movimiento Autónomo de Mujeres, Central de Trabajadores de Nicaragua y Confederación Nacional de Maestros de Nicaragua.
Esos organismos advierten de una “polarización” en Nicaragua a raíz de la creación de esos CPC, los cuales, consideran, serán un “pilar estratégico del proyecto totalitario” de Ortega.
“No permitiremos el retorno a formas dictatoriales bajo ningún disfraz”, sostiene el comunicado, en el que también piden a la oposición parlamentaria destituir al titular de la Asamblea Nacional, el sandinista René Núñez, por negarse a publicar la ley que rechaza los CPC.
En la misiva hicieron un llamamiento a la comunidad internacional a estar pendientes de esta situación “ya que la irracionalidad y soberbia del Ejecutivo nos puede conducir de nuevo al enfrentamiento entre los hermanos nicaragüenses”.
Anunciaron su disposición a defender la democracia por todos los medios cívicos, que incluirá marchas, plantones, entre otros.
Los CPC son defendidos por los sindicatos afines al Gobierno sandinista, mientras que el Ejército nicaragüense y la Policía Nacional han dicho que se mantendrán al margen de ese conflicto de poderes.

Ver comentarios