Enviar
Gobierno y agricultores se alejan del acuerdo

Ambos bandos en conflicto preparan demostraciones de fuerza

Buenos Aires
EFE

El Gobierno argentino y el sector agropecuario se esforzaron el viernes en asegurarse para el próximo domingo adhesiones publicas masivas a sus posiciones, irreconciliables por ahora, tras el nuevo fracaso en la negociación sobre los impuestos a la exportación de granos.
Las organizaciones agropecuarias esperan convocar el día 25 a unas 200 mil personas en Rosario, a 300 kilómetros al noreste de Buenos Aires, tercera ciudad más poblada de Argentina y situada en el corazón de la zona productora de alimentos del país.
“Será un acto donde se reafirmará la voluntad del interior de que no se quiere una política errática y se quiere un país federal”, dijo el viernes Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), una de las cuatro entidades rurales, que agrupan a unos 290 mil agricultores.
Los dirigentes del sector ratificaron que la “demostración de descontento” del domingo es su “prioridad”, después de la reunión con el Gobierno celebrada este jueves que terminó con declaraciones “optimistas” de parte del Ejecutivo y expresiones de “decepción” de parte de los productores.
El Gobierno se negó a discutir este jueves sobre el nuevo esquema de impuestos a las exportaciones de granos, cuya puesta en marcha el 11 de marzo pasado motivó el conflicto y que el Ejecutivo rechaza derogar.
Con todo, invitó al campo a una mesa de discusiones técnicas a partir del próximo lunes, una vez pasado el acto de Rosario y otro que prepara el oficialismo en la ciudad de Salta (1.510 kilómetros al noroeste de Buenos Aires).
Pero las patronales rurales pretendían abordar el espinoso asunto este jueves y se retiraron de la cita “defraudados”, dijeron sus dirigentes, que incluso pensaron en atrincherarse en el Ministerio de Economía hasta lograr una solución.
El viernes, Alberto Fernández, jefe de Gabinete, afirmó que “es asombroso, no puedo entender lo que pasa. No ocurrió lo que dice el campo que ocurrió en la reunión. Francamente, estoy dudando de qué quieren hacer”, en declaraciones al canal TN, de Buenos Aires.
En medio de la difusión de sondeos sobre la abrupta bajada de la imagen positiva del gobierno de Cristina Fernández hasta un 26% por la falta de resolución del conflicto, que ya lleva casi dos meses y medio, Fernández tachó el acto que prepara para el domingo el sector agropecuario como de tono “político y opositor”.
“Es un acto de la oposición, y así lo tomamos, como un acto de opositores al Gobierno. No hay ningún problema, tienen derecho a manifestarse. Pero es un acto de la oposición”, recalcó.
Dirigentes de partidos de toda la oposición han comprometido su asistencia al mitin de Rosario, aunque los organizadores aseguran que los políticos, que no han sido invitados oficialmente, no podrán subir al palco oficial y sólo podrán manifestar su adhesión como “ciudadanos comunes”.
El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens, aseguró que la convocatoria no es política ni “desestabilizadora”, sino “exclusivamente un acto del sector agropecuario”.
“Se agradece a todos los que vayan a apoyar, pero no va a haber políticos en el palco, porque no somos suicidas”, remarcó por su parte Buzzi.
Entretanto, las bases de las entidades agropecuarias y de los productores que no están asociados formalmente se reclama volver a la huelga comercial que durante tres semanas paralizó la distribución de alimentos, generando desabastecimiento en los mercados y alzas de precios.
También hay incertidumbre sobre si las patronales acudirán el lunes a las discusiones técnicas a las que les convocó el Gobierno que preside Cristina Fernández, quien el domingo encabezará un acto por la celebración de una de las mayores festividades patrias de Argentina.
En Salta, el Gobierno espera reunir a unas 100 mil personas bajo el lema “la patria somos todos” y en adhesión a la gestión de Fernández, que asumió el poder el pasado 10 de diciembre, tras ganar los comicios de octubre con el 45,29% de los votos.
En ese acto la gobernante planea anunciar el denominado “acuerdo del bicentenario”, un pacto entre sindicatos, patronales empresarias y el Gobierno.
Según publicó el viernes el diario Clarín, de Buenos Aires, al acto en Salta fueron invitados los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Chile, Michelle Bachelet, quienes de momento no han confirmado su asistencia.
Ver comentarios