Enviar
Gobierno de Obama es el más diverso de la historia

Por primera vez los varones de raza blanca son minoría en el ejecutivo estadounidense

Washington
EFE

El primer presidente negro de Estados Unidos ha formado, a su llegada a la Casa Blanca, el Gobierno más diverso de la historia y en el que, por primera vez, los varones de raza blanca son minoría.
Obama, que ha llegado a la presidencia con un mensaje de cambio, ha querido hacer efectivas sus promesas electorales de unidad de los estadounidenses por encima de razas o ideologías con un Gabinete muy variado, por encima incluso del que presentó Bill Clinton en 1993.
Falta por llenar una vacante, la dejada al frente de Comercio por Bill Richardson, gobernador de Nuevo México, que retiró su candidatura el pasado 3 de enero por una investigación federal sobre actividades de su oficina.
Tras la baja de Richardson, en el Gabinete de Obama habrá al menos dos latinos, la congresista Hilda Solís, al frente de Trabajo, y el senador por Colorado Ken Salazar, igualando la representación que esta comunidad ya logró con Clinton.
El Gabinete de Obama también tendrá cuatro personas de raza negra: el secretario de Justicia, Eric Holder; la embajadora ante la ONU, Susan Rice; el representante de Comercio Exterior, Ron Kirk, y la responsable de la Agencia de Protección Medioambiental, Lisa Jackson.
El general Eric Shinsheki, al frente de Asuntos de los Veteranos, y el premio Nobel de Física Steven Chu, responsable de Energía, serán los dos representantes de la comunidad asiática.
Figuran también cinco mujeres: además de Jackson, Rice y Solís, la gobernadora de Arizona, Janet Napolitano, se hará cargo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado recaerá en manos de su rival en las primarias, Hillary Clinton.
En sus nombramientos, Obama también ha querido tender una mano a los republicanos, que contarán con dos carteras: junto a Ray LaHood, en Transporte, estará Robert Gates, que ha aceptado continuar en su cargo al frente del Departamento de Defensa.
Los varones de raza blanca, los tradicionales ocupantes de las carteras ministeriales, se convierten en minoría en este Gobierno y serán sólo siete: junto a LaHood y Gates figuran Timothy Geithner, en el Tesoro; Tom Vilsack, en Agricultura; Tom Daschle, en Sanidad; Shaun Donovan, en Vivienda, y Arne Duncan, en Educación.
En parte, la presencia latina representa un reconocimiento de la creciente importancia de esta comunidad en las urnas, y el apoyo aplastante que aportó a Obama en las elecciones del 4 de noviembre.
Gracias al apoyo hispano, Obama logró importantes victorias en estados como Colorado, Nevada o Nuevo México, todos ellos lugares donde los republicanos se habían impuesto cuatro años antes.
Su margen de apoyo del voto hispano frente a su rival republicano, John McCain, de 67 por ciento contra 31 por ciento, según varias encuestas a pie de urna, fue mayor que el 53 por ciento que consiguió el demócrata John Kerry en 2004.
Los grupos hispanos presionan para que la vacante dejada por Richardson sea ocupada por otro hispano.
Según el portavoz del grupo Americas Voice, Paco Fabián, en la formación de su Gabinete Obama debía “tener en cuenta el apoyo abrumador de los diversos grupos que lo llevaron a la Casa Blanca”.
La diversidad no se limita al Gabinete. Entre los altos funcionarios de la Casa Blanca se encuentran también numerosos hispanos o representantes de otras minorías.
Rahm Emanuel, jefe de Gabinete de la Casa Blanca, ha negado que el objetivo fuera llenar cuotas o contentar a diversos grupos electorales.
La búsqueda de la diversidad “no era nuestra principal motivación”, según el jefe de Gabinete. Lo importante, ha asegurado, era conseguir “un gran equipo de gente con experiencia".


Ver comentarios