Enviar
Gobierno ataca a derecha boliviana

• Vicepresidente dice que oposición rechaza Constitución porque acaba con privilegios


La Paz
EFE

La derecha conservadora de Bolivia rechaza el proyecto de nueva Constitución porque “cierra los privilegios, abusos y arbitrariedades de una elite privatizadora y egoísta que gobernó el país”.
Así lo afirmó ayer Alvaro García, vicepresidente del gobierno boliviano, en una entrevista con el canal estatal de televisión, en la que también opinó que el fondo de las discrepancias en torno a la Carta Magna no son las autonomías o la cuestión de la reelección del presidente sino que define un modelo de país basado en la dignidad, la soberanía y el control de los recursos naturales.
“La nueva Constitución le coloca candados a las privatizaciones, a las desigualdades y a las injustas distribuciones de la riqueza”, agregó García.
Bolivia vive un momento de especial confrontación política tras el decreto promulgado por el presidente, Evo Morales, que fija para el 7 de diciembre el referendo para ratificar la nueva Constitución Política.
En esa fecha, también se celebrarán comicios en La Paz y Cochabamba para elegir a sus prefectos (gobernadores), tras quedar revocados los anteriores en la consulta del 10 de agosto, así como en las nueve regiones del país para designar consejeros departamentales y subprefectos provinciales.
García, quien asumió estos días la Presidencia de Bolivia debido al viaje de Morales a Libia e Irán, defendió la legalidad del decreto promulgado por el presidente que, según dijo, responde al mandato del Congreso Nacional.
El decreto se limita a fijar la fecha del referendo que ya quedó convocado por el Congreso el pasado mes de febrero, aunque en esa ocasión la Corte Electoral “congeló” su celebración por no darse las condiciones técnicas para su realización, dijo el vicepresidente.
También insistió en que el Gobierno mantiene abiertas “las puertas del diálogo” con la oposición a pesar de que la conservadora alianza Poder Democrático y Social (Podemos) y los prefectos autonomistas han “agotado” las posibilidades de concertación por su negativa a llegar a acuerdos con Morales.
El Gobierno ha intentado el diálogo y el acuerdo hasta en cinco ocasiones desde que se convocó la Asamblea Constituyente pero sólo ha recibido “sopapos” por parte de la oposición, destacó García.
Por ello pidió a los integrantes de la oposición que, ante el referendo del 7 de diciembre, “no cierren la puerta a la resolución democrática de los conflictos” y no tengan miedo al voto del pueblo porque negarlo, dijo, es convocar a la violencia.
Ver comentarios