Gigantes petroleras de América Latina deben $275 mil millones
La gigante estatal de Brasil, Petróleo Brasileiro, es la compañía petrolera más endeudada del mundo. Bloomberg/La República
Enviar

 Las compañías petroleras estatales de América Latina, cuya generosidad llenó las arcas gubernamentales desde México hasta Brasil durante el auge del crudo de la década anterior, se transforman con rapidez en peligrosas obligaciones conforme los crecientes niveles de endeudamiento alejan a los inversores.
Los gobernantes de la región se ven obligados a archivar planes de gastar fondos petroleros en proyectos populares luego de que el precio del crudo cayera más del 50% en los últimos dos años, por lo que ahora se ven ante crecientes cuentas en sus gigantes con respaldo estatal.


La carga crece a medida que las monedas locales declinan contra el dólar, lo que eleva el costo de reembolsar deuda en moneda extranjera.
Es un problema general. La gigante estatal de Brasil, Petróleo Brasileiro, es la compañía petrolera más endeudada del mundo, mientras que los operadores de permutas de riesgo crediticio apuestan a que hay un 68% de probabilidades de que Petróleos de Venezuela, conocida como PDVSA, se encamine a un impago en los próximos 12 meses.
Ambas tienen peso en la economía de la región, que ya se estima se contraerá por segundo año consecutivo en 2016.
“Es difícil, no hay duda”, dijo Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman Sachs Group Inc. “Algunas de esas compañías acumularon un fuerte endeudamiento en el periodo en que los precios del petróleo eran altos”.
Si bien muchos dicen que el implícito —y en algunos casos explícito— respaldo del estado hace improbable un impago de las compañías, su salud financiera se considera cada vez más precaria.
El riesgo de los bonos que mide el mercado de permutas de riesgo crediticio ha aumentado en el caso de gigantes petroleras latinoamericanas en momentos en que las compañías productoras de crudo de Venezuela, Brasil y México tienen una deuda en dólares más abultada que la del gobierno que las respalda. Sólo la colombiana Ecopetrol tiene una deuda menor.
Petróleos Mexicanos, conocida como Pemex, que tiene la calificación crediticia más alta de las cuatro, ya sufrió una rebaja de nota por parte de Moody’s Investors Service en noviembre y está en revisión con miras a otra reducción.
La compañía, que tiene sede en Ciudad de México, cuya producción ha declinado durante 11 años consecutivos, se ve cada vez más presionada a vender activos.
El mes pasado se comprometió a reducir 100 mil millones de pesos mexicanos ($5.600 millones) su presupuesto de 2016 luego de dar a conocer pérdidas de $32 mil millones el año pasado.
Por su parte, la compañía productora brasileña también se deshace de activos y suspende proyectos luego de años de invertir más de $40 mil millones anuales en enormes yacimientos de petróleo en aguas profundas del Atlántico Sur y subsidiar importaciones de combustible para el gobierno. Su endeudamiento casi se cuadruplicó en los últimos cinco años.
 


 

 


Ver comentarios