Gigante petrolero de Brasil afronta quiebra
La brasileña OGX decidió acogerse a la ley de quiebras debido a graves problemas financieros. bloomberg/la republica
Enviar

Gigante petrolero de Brasil afronta quiebra

Tras haber anunciado que se declaraba en quiebra, las acciones de la petrolera brasileña OGX,perdían ayer un 30% a media jornada en la bolsa de Sao Paulo.
La empresa bandera del grupo dirigido por el magnate Eike Batista, se acogió a la ley de quiebras para iniciar un proceso de concurso de acreedores.
Los negocios con los papeles de la petrolera controlada por el multimillonario Batista fueron suspendidos temporalmente desde la apertura hasta la divulgación del comunicado en que la empresa confirmó que había solicitado su Recuperación Judicial, como se conoce en Brasil a la ley de quiebras.
Una vez volvieron a ser negociadas, la cotización de las acciones ordinarias de OGX cayó a 0,13 reales (unos $0,06) y esa tendencia se mantuvo a lo largo de la mañana, con lo que a media jornada perdían un 30%, hasta los 0,12 reales ($0,05).
Las acciones venían depreciándose desde el martes, cuando la petrolera admitió el fracaso en las negociaciones que adelantaba desde hacía varios meses con los propietarios de los bonos emitidos en el exterior por $3.600 millones.
El valor de los títulos ordinarios cayó un 20,69% el martes y un 26,09% el miércoles, cuando la empresa anunció después del cierre del mercado su opción por negociar con sus acreedores con la mediación de la justicia
La compañía decidió acogerse a la ley de protección por quiebras debido a sus graves problemas financieros, lo que le permitirá seguir operando mientras negocia con sus acreedores sin presiones financieras, según informó el abogado Sergio Bermudes a medios locales.
Este anuncio se dio un día después del fracaso de las conversaciones que OGX desarrollaba hace meses con los tenedores de sus bonos, para intentar reestructurar su deuda que asciende a cerca de $3.600 millones.
Al acogerse a la ley de quiebras,OGX convocará una nueva asamblea de acreedores, que tendrá la mediación de un juez y cuyo objetivo será definir un plan de recuperación para evitar la quiebra definitiva.
A principios de este mes la petrolera comunicó al mercado la suspensión del pago de $45 millones en intereses referentes a títulos que vencían el 1 de octubre.
OGX dijo entonces que tenía un plazo de 30 días, que hubiera vencido esta semana, "para adoptar las medidas necesarias".
Si la justicia acepta la petición de OGX de acogerse a la ley de quiebras, los accionistas minoritarios no podrán vender sus papeles, que dejarán de cotizar en la bolsa.
OGX, la empresa más emblemática de Eike Batista, fue creada en 2007 cuando el entonces séptimo hombre más rico del mundo ganó los derechos para explorar 21 áreas petroleras en Brasil.

La empresa abrió su capital en junio de 2008 en una operación que le permitió recaudar 6.700 millones de reales (unos $3.045 millones) para financiar sus planes de extracción de petróleo en el Atlántico.
Los problemas financieros surgieron el año pasado, cuando la compañía admitió que la producción prevista para el hasta entonces prometedor yacimiento de Tiburón Azul sería muy inferior a la calculada debido a dificultades técnicas para extraer el petróleo.
Este año la compañía informó de que las reservas en otro yacimiento, el Tiburón Martillo, son solo la tercera parte del volumen recuperable calculado inicialmente.
Estos problemas financieros conllevaron un desplome en la bolsa de Sao Paulo, donde las acciones han perdido cerca del 100% de su valor en pocos meses y también ha afectado a otras de las empresas que componen su conglomerado, llamado EBX.
Eike Batista decidió en los últimos meses vender parte del capital de sus empresas, entre ellas parte de la minera MMX, de la propia OGX y de LLX, empresa que lleva a cabo las obras de un gran puerto industrial en el sureste de Brasil.

Sao Paulo/EFE
 

Ver comentarios