Enviar
Lunes 19 Mayo, 2014

La gestión por resultados se basa en esquemas de presupuestación eficaces y eficientes en el uso de los limitados recursos


Gestión por resultados en el sector público

Al considerar las exigencias en años recientes de que los gobiernos muestren resultados concretos y al menos indicadores que demuestren que se está avanzando en solucionar los problemas, se ha determinado que se puede utilizar la gestión por resultados.
Mediante herramientas como el presupuesto por resultados, a fin de mejorar la eficiencia y eficacia del gasto público, se vincula la asignación y uso de los recursos a resultados de gestión de las instituciones.
El Presupuesto por Resultados, pretende mejorar la forma en que los bienes y servicios de las entidades públicas lleguen a los ciudadanos. Que haya una mayor transparencia.
Dicho presupuesto busca “Fortalecer la eficacia, eficiencia, calidad y equidad del gasto público, para contribuir a un mejor desempeño del Estado respecto al bienestar de la población, en particular, de los pobres y excluidos”.
Lo cual considera a las personas y su bienestar en el centro de la acción del Estado. Se trata por tanto de mejorar el desempeño del Estado en las áreas que mayor incidencia tengan en el bienestar de la población.
Es decir, el sistema de presupuesto por programas aplicado en el enfoque por resultados se centra en productos y servicios finales que tengan impacto en los clientes y en mejorar su calidad de vida, por lo que se debe establecer una nueva cultura de gestión donde el ciudadano sea el eje del desempeño.
De esa forma, establecer indicadores de eficiencia, eficacia, economicidad y calidad que permitan medir los resultados de la gestión institucional.
Se puede indicar también que el presupuesto enfocado a resultados se puede considerar como el sistema de planificación y presupuesto que relaciona los recursos que se asignan con los resultados que se espera obtener en términos de productos y servicios finales y de los impactos que se esperan conseguir.
Es decir, elementos importantes son los insumos, productos, pero especialmente los resultados y los impactos.
La gestión por resultados se basa en esquemas de presupuestación eficaces y eficientes en el uso de los limitados recursos.
Es un modelo de cultura organizacional directiva y de desempeño institucional con énfasis en resultados, los que deben servir para impulsar el desarrollo, aumentar el bienestar de la población, mejorar el desempeño de la gestión pública y fortalecer la transparencia.
Los modelos de gestión pública en América Latina se han caracterizado históricamente por centrarse en el cumplimiento de normas y procedimientos, lo que se conoce como modelo de “gestión por normas”. Este modelo tradicional buscaba, fundamentalmente, adecuarse a los recursos, funciones y normas existentes.
Sin embargo esto cambia en el modelo de “gestión por resultados”, dado que se da énfasis a las acciones estratégicas a desarrollar para lograr resultados previamente comprometidos, en función de los cuales se determinan los recursos y productos necesarios.

Bernal Monge Pacheco

Consultor