Gastos y producción afectan a grandes petroleras
El volumen de producción de las llamadas supermajors, llegó a su nivel máximo en 2004, cayendo el año pasado en un 7%. Bloomberg/La Republica
Enviar

Gastos y producción afectan a grandes petroleras

 Las petroleras más grandes no pueden aumentar las ganancias mientras el crudo opera próximo a su mínima en nueve meses, la producción va en declive y suben los costos.
Tan solo por segunda vez desde 2009, Royal Dutch Shell Plc., Exxon Mobil Corp., Chevron Corp., BP Plc y Total SA informarán utilidades trimestrales más bajas cuando anuncien cuáles fueron sus ganancias la semana que viene, según muestran los cálculos de los analistas.


El grupo, que invertirá $155.000 millones este año para impulsar el volumen de producción, ya causa decepción entre los inversores: las acciones de las empresas se apreciaron un 2% promedio este año mientras el índice Standard Poor’s 500 daba un salto positivo del 11%.
“Va a ser durísimo para los principales”, dijo Fadel Gheit, analista de Oppenheimer Co. en Nueva York, que califica a Exxon con el equivalente a recomendación de mantener. “Si los precios del petróleo bajan a partir de ahora, ninguna de las petroleras principales que se fusione logrará vencer al S&P.
No podemos esperar que sean capaces de achicar los costos con más rapidez que la que caen los precios de crudo”.
El crudo de referencia Brent, que solía marcar el precio de las dos terceras partes de las ventas mundiales, cayó un 9% este año, a $101 por barril, mientras la tecnología de fractura abre pozos en Estados Unidos, lo que provoca que BP prevea que la nación podría superar a Arabia Saudita en el lugar del productor de crudo y de combustibles líquidos más grande. Esta semana, Goldman Sachs Group Inc. recortó, de $110 a $100, el pronóstico que había hecho de los precios Brent promedio de 2013, a causa de que crece la oferta.
Al mismo tiempo, para las empresas de energía más grandes del mundo, se hace más difícil producir petróleo y gas natural.
El volumen de producción de las llamadas “supermajors” llegó a su cénit en 2004, con 16,9 millones de barriles por día de equivalente de petróleo. La producción declinó un 7% de los 15,7 millones de barriles que generaba el año pasado, según muestran los datos recabados por Bloomberg.
“La reciente caída en los precios del petróleo difícilmente vaya a cambiar el ánimo imperante respecto de este grupo de empresas, mientras que la intensidad de capital sigue subiendo mientras prosigue la inflación de la industria”, dijo Iain Reid, analista de Jefferies Group LLC en Londres, en un correo electrónico que le dirigió a inversores. “Las principales del mundo tuvieron, como grupo, pocas inversiones durante algún tiempo”.
Estados Unidos superará a Rusia y a Arabia Saudita este año y se convertirá en el productor de combustible líquido más grande, dijo BP el 16 de enero.
El volumen producido de líquidos, que incluye gas natural, líquidos y biocombustibles, se verá aumentado en Estados Unidos gracias al escaso crudo extraído por la misma tecnología que desató el auge del gas de esquisto.
Este año buscar nuevos yacimientos para reemplazar a los campos actuales que están agotándose cuesta una suma récord, y las cinco empresas se comprometieron a mantener o a aumentar el gasto de capital para apuntalar el volumen de producción.
El máximo responsable ejecutivo de BP, Bob Dudley, dijo en febrero que la tasa de inflación de los servicios en campo y suministros petroleros era de un 10% anual. 


Bloomberg


Ver comentarios