Enviar
Cambios en tarifas y apertura se estudiarán el próximo año
Gasolineras… viene la competencia
Idea no agrada a empresarios del sector

La aplicación de un cambio en el modelo tarifario de los combustibles y la apertura del mercado a una competencia entre gasolineras, que podría repercutir en menores precios al consumidor, será una discusión que se retomará a partir del próximo año.
Sin embargo, esto es algo con lo cual los gasolineros no están de acuerdo, pese a que ya se les aprobó un aumento de ¢7 en su margen de ganancia, que les permite mayor holgura para operar.
Los planes para cambiar la metodología de cobro de los combustibles es un tema que comenzó a discutirse a inicios de 2011, pero se mantuvo congelado hasta ahora. La idea es tramitarlo a partir de 2012.
Una de las opciones es establecer un piso y un techo en el precio de las gasolinas y el diesel al consumidor, de modo que las estaciones puedan competir entre sí.
Esto conllevaría un beneficio inmediato para el consumidor, el cual podría elegir en cuál bomba llenar su tanque, dependiendo del costo y de las promociones que cada una aplique.
Los cambios regirían no solo para los gasolineros sino también para las compras y ventas en la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope).
Por ejemplo se tomarían en cuenta los costos de importar hidrocarburos de una forma más real y equilibrada que la de ahora.
En la actualidad, para fijar un aumento o rebaja de los combustibles debe transcurrir un mínimo de 15 días desde la última variación aplicada. No obstante, se toma en cuenta el precio del dólar del último día reportado, lo cual puede empujar el precio hacia arriba o hacia abajo.
El plan es tomar un promedio del tipo de cambio durante esos días, de modo que el cálculo sea más equitativo.
No obstante, la idea de llevar competencia al mercado no es del agrado del sector, el cual mantiene su oposición a la apertura.
Entre otros planteamientos insisten en que un sistema de competencia favorecería a grandes firmas que pueden comprar el combustible por volumen, permitiéndoles eso pagar menos y ofrecerlo más barato. Esto generaría el cierre de gasolineras independientes o pequeñas cadenas.
Aunado a ello, temen que se dé un trasiego ilegal de hidrocarburos, de zonas donde se venden más barato a regiones donde los tengan más caros, generando así un mercado negro.
“Estamos totalmente en contra de ese sistema porque promovería que en zonas rurales se pague más caro, por costos del transporte, entre otros aspectos”, dijo Antonio Galva, presidente de la Cámara de Empresarios del Combustible.
Asimismo, reclaman que el nivel de ganancias sigue siendo bajo, esto a pesar de que recientemente la Aresep aprobó un aumento de casi ¢7 en su margen de utilidad, lo que representa hasta ¢3 mil adicionales por cada tanque de gasolina súper que se llena.
A raíz de ello, los gasolineros plantean otra reforma que tenga que ver con una actualización automática de su margen de ganancias.

Luis Valverde
[email protected]
Ver comentarios