Roberto Dobles

Roberto Dobles

Enviar
Lunes 2 Septiembre, 2013

Las estimaciones del Gobierno y RECOPE muestran que el país se encamina a aumentar las importaciones de petróleo


Gas natural y petróleo

La geopolítica en Centroamérica podría cambiar radicalmente si los países vecinos descubren gas natural y petróleo, para lo cual están usando tecnologías de punta, que hacen que yacimientos que antes eran ‘invisibles’ para las tecnologías del pasado sean hoy ‘visibles’.
Guatemala y Belice ya tienen una producción pequeña de petróleo en su territorio. Honduras y Nicaragua están actualmente en un proceso importante de exploración y Panamá va a hacer lo mismo. Además de sustituir el petróleo que importan, estos países buscan exportar gas natural y petróleo, generar importantes recursos fiscales para el Estado, aumentar la competitividad y generar desarrollo económico y social.
Honduras ha otorgado una concesión a la empresa BG Group del Reino Unido (British Gas Group), de gas natural, que es líder en el mundo.
Nicaragua es el país que más actividad exploratoria realiza. Varias empresas de los EE.UU. y Europa han obtenido concesiones en zonas de gran potencial que no están en litigio fronterizo. Una de estas empresas descubrió enormes yacimientos de gas natural en Israel y puso al país en una nueva senda de desarrollo.
Nicaragua cuenta además con el asesoramiento del Gobierno de Noruega a través de la Iniciativa Noruega de Petróleo para el Desarrollo (“The Norwegian Oil for Development Initiative”).
Esta iniciativa “se basa en tres pilares temáticos: la gestión de los recursos, la gestión de los ingresos y la protección del ambiente” y “tiene el objetivo de ayudar a los países en vías de desarrollo que tienen petróleo (o potencial petrolero) en sus esfuerzos para gestionar estos recursos de una manera tal que genere crecimiento económico y promueva el bienestar de la población en general, todo de una manera que sea ambientalmente sostenible” .
Su amplia experiencia y su reconocido enfoque de sostenibilidad le permiten a Noruega brindar asistencia a los países en desarrollo que desean adoptar su comprobado y exitoso modelo de producción sostenible de petróleo y gas natural enfocado a beneficiar a las actuales y las futuras generaciones con sostenibilidad ambiental y tecnologías de punta.
Las alianzas realizadas con reconocidas empresas de los EE.UU. y de Europa hacen que la eventual producción de gas natural y petróleo en la región, y particularmente en Nicaragua, plantee importantes retos geopolíticos para Costa Rica que van más allá de las consideraciones energéticas, económicas, sociales y fiscales.
El país sigue sin ninguna respuesta estratégica ante estas tendencias en la región (y en el mundo) de producir su propia energía y más bien continúa aumentando las ya masivas importaciones de petróleo que abastecen actualmente las dos terceras partes del consumo energético nacional, a pesar del gran potencial nacional que ha sido detectado por las exploraciones realizadas en el pasado.
Las estimaciones oficiales del Gobierno y RECOPE muestran de manera contundente que el país se encamina a aumentar significativamente las importaciones de petróleo y derivados en el futuro, con los grandes peligros y desventajas que ello tiene.
Esta errada política reafirma al incierto y caro petróleo importado como la fuente de energía ampliamente dominante en los años a venir, lo que va a ir poniendo al país en una ruta de debilidad geopolítica, económica y social.

Roberto Dobles