Roberto Dobles

Roberto Dobles

Enviar
Lunes 31 Octubre, 2011


Gas natural: seguridad energética, bajo costo, beneficios ambientales


El gas natural se presenta en el siglo XXI como el combustible puente o de transición que asegurará la conversión de la Era de los Líquidos Energéticos (dominada por el petróleo) y la Era de los Gases Energéticos (que inicia con el gas natural para migrar luego al hidrógeno, de aquí a varias décadas).
Es mucho más compatible con la nueva ruta energética mundial de futuro. La ruta actual que tiene el país, basada en las masivas importaciones de petróleo y derivados para abastecer el 66% de la energía comercial que consumimos, es una ruta que debe empezar a cambiarse, de lo contrario nos llevará en el futuro a severas crisis de escasez energética y a nuevas espirales de aumentos desmedidos de los precios de la energía todavía no vistos.
Sus impactos serán importantes en la economía nacional creando deterioro económico, obstáculos al progreso social, pérdida significativa de la competitividad, aumento del desempleo y de la pobreza.
El gas natural es un recurso energético abundante y de bajo costo que es también mucho más amigable con el ambiente que el petróleo y el carbón, lo que ofrece igualmente importantes beneficios ambientales. Ayuda a reducir los problemas de la contaminación del aire en la salud y el ambiente, la lluvia ácida, la capa de ozono y los gases de efecto invernadero.
Es la única alternativa limpia a la gasolina y el diesel (y otros derivados de petróleo) existente hoy en día que es lo suficientemente escalable como para reducir las importaciones de petróleo y las emisiones de contaminantes al aire.
Ningún otro combustible puede ser escalado en este momento para desplazar al carbón y al petróleo en cantidades suficientes y al ritmo necesario para estabilizar el cambio climático y reducir las emisiones de contaminantes al ambiente en las próximas décadas, tal como señala el gobierno de los Estados Unidos de América en uno de sus tantos estudios sobre el tema (http://www.afdc.energy.gov/afdc/vehicles/natural_gas_emissions.html):
Si se comparan las emisiones de gases de un vehículo de gas natural (GNC) contra las de uno equivalente de gasolina, vemos que automóviles equipados con motores reconvertidos de gasolina a GNC produjeron las siguientes reducciones en sus emisiones:
• Monóxido de carbono: 90% - 97%
• Dióxido de carbono: 25%
• Oxido de nitrógeno: 35% - 60%
• Hidrocarburos volátiles: 50% - 75%
• De partículas sólidas en suspensión (PTS)
• Eliminación de emisiones por evaporación
Si se comparan las emisiones de gases de un vehículo de gas natural (GNC) contra las de uno equivalente de diesel, notamos:
• 49% menos de óxidos de nitrógeno
• 84% menos de partículas en comparación con autobuses equipados con motores diesel igualmente del año 2004
• 75% menos de monóxido de carbono
• 49% menos de nitrógeno
• 95% menos de partículas que camiones de diesel de la misma edad