Enviar
Garantía de oro

El fondo obligatorio se creó con el fin de fortalecer la pensión de los asegurados

Desde la fundación de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en la década de 1940, en nuestro país ya se hablaba del sistema de Invalidez, Vejez y Muerte. Pero con la evolución de la sociedad y la dificultad que tenía la CCSS para soportar todo el sistema, en el año 2000 entró a regir la Ley de Protección al Trabajador, con la que se dio la apertura del sistema de pensiones e incursionaba la figura de las Operadoras de Pensión Complementaria (OPC), que manejarían fondos secundarios para garantizar la solvencia tras jubilación.
El Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP) es el fondo que se crea con el aporte del 1% del salario del trabajador —correspondiente al ahorro obligatorio del Banco Popular—, además la empresa aporta un porcentaje adicional equivalente al 3,25% del salario. Este es el fondo principal para garantizar una vida digna de todos los jubilados y es administrado por la OPC elegida por el trabajador.
Cuando una persona inicia su vida laboral, automáticamente es afiliada al sistema de pensiones, ya sea porque escogió una OPC de su preferencia, o si no automáticamente se le afilia a Popular Pensiones. A partir de ese momento, inicia la relación laboral, que usualmente llega hasta los 63 años, tras haber completado más de 400 cuotas de aporte al fondo.
La Superintendencia de Pensiones tiene un reglamento para garantizar que las operadoras inviertan los recursos en lugares 100% seguros. Por ejemplo, solo un porcentaje limitado del dinero se puede invertir fuera del país; esas entidades en las cuales se invierte deben tener certificaciones que garanticen su seguridad, solvencia y que tengan el mayor prestigio para asegurar el reintegro del fondo de cada trabajador con sus respectivos intereses.
Por eso, el 93% del dinero de fondos de pensiones se encuentra invertido en certificados que emite el sector público costarricense. Un 5,6% está invertido en empresas de renombre del sector privado, como bancos con respaldo mundial o mutuales muy solventes que ofrecen buenas garantías para invertir a largo plazo. Solo una mínima fracción está invertido en el extranjero. Algunos ejemplos son el Banco Europeo de Inversión o la Reserva Federal; que sin importar las circunstancias económicas mundiales, tienen los recursos para reintegrar los dineros con los rendimientos logrados durante su tiempo de inversión.
Cuando la persona cumple con los requisitos para la jubilación; puede solicitar que se le entregue el dinero acumulado durante tantos años de su pensión. Actualmente solo se puede hacer por una vía: recibir todo el monto en un solo tracto.
No obstante, a partir de 2010, se puede hacer mediante varias formas: renta permanente, retiro programado y renta vitalicia.
En la opción de “renta permanente”, que permite al pensionado recibir periódicamente los intereses generados por el fondo principal de pensiones, ya que la Operadora mantiene el principal para seguir generando rentabilidad que será entregada al trabajador. El principal será entregado al momento de la muerte a los beneficiarios que designe.
En cuanto a la renta vitalicia, el contrato debe hacerse ante una entidad aseguradora (no lo administra la OPC) que será la que hará los pagos periódicos al beneficiario hasta su fallecimiento. Hay diferentes modalidades.
Por eso, es de vital importancia que las personas adquieran conciencia de la importancia de aportar a su pensión, ya que el fondo que logren acumular durante su fase laboral determinará las condiciones para disfrutar del retiro con mayor solvencia económica.


¿Cómo se financia?

Cuando surgió el fondo obligatorio (ROP) en 2000 no provocó ningún trastorno a las cargas sociales que ya se le rebajaban al asegurado, sino que se reacomodaron las que ya tenía, más un aporte del patrono.

Aporte del trabajador* 1%
Aporte patronal 1,75%
50% Fondo de Capitalización Laboral** 1,50%
Total 4,25%

*Este aporte lo administra el Banco Popular por un año y luego lo traslada a la operadora de pensiones.

**Este dinero se mantiene en el Fondo de Capitalización Laboral durante un año y luego se traslada al ROP.

Fuente: Supen



Crecimiento constante


No solo se ha dado un crecimiento en los activos de los fondos de pensión, sino también que el número de afiliados ha sido creciente, lo que impacta en la disponibilidad de recursos de las operadoras para invertir.


Fuente: Supen
Ver comentarios