Enviar
Sábado 31 Octubre, 2009

Garabito gastó hasta el último céntimo de su presupuesto

La lengua es una espada que nunca se oxida, dice un proverbio chino, que calza a la medida con las erradas apreciaciones de un artículo publicado por Rafael Solís. Según él la Municipalidad de Garabito no gasta su presupuesto y carece de proyectos.
Vamos por partes. La Contraloría General de la República da fe de que este ayuntamiento se gastó hasta el último céntimo de su presupuesto en obras públicas, todas urgentes para la comunidad.
El monto invertido en el mantenimiento de calles aumentó diez veces en los dos primeros años de mi gestión; pasó de ¢73 millones en 2006 a ¢753 millones a finales de 2008.
Igualmente, los aportes en educación, cultura y deportes fueron de ¢20 millones, es decir, aumentaron cinco veces más.
Donamos a la Cruz Roja una ambulancia y un aparato para emergencias cardiacas, por un monto de ¢27 millones. El Centro Diurno de Quebrada Ganado recibió una buseta para los adultos mayores valorada en ¢30,8 millones.
En el caso de la Policía Municipal, además de la inversión de ¢400 millones para que iniciara operaciones, el ayuntamiento aprobó la compra de cinco pick-up, con un precio total de ¢105 millones.
Invertimos ¢410 millones en la compra de maquinaria y equipo para la reparación y mantenimiento de calles; el último de ellos fue un distribuidor de asfalto valorado en ¢45,5 millones. Para 2009, la alcaldía adquirió maquinaria para ser autosuficiente en el mantenimiento de vías urbanas y rurales.
Solo en áreas para distracción familiar se invirtieron ¢340 millones en parques recreativos y ecológicos, el más vistoso de ellos fue el de Jacó centro, cuya primera etapa ya está lista. Además de este fueron construidos cuatro más, a un costo de ¢30 millones, en Herradura, barrio La Amistad, Quebrada Ganado e INVU-Jacó.
Edificamos salones de actos, aulas, gimnasios y reparaciones generales, con un costo de ¢142 millones. Por si fuera poco, se invirtió en la compra de un terreno para el proyecto habitacional Arcos del Sol, en Lagunillas, que dará vivienda digna a 236 familias del cantón.
Y ahora que está de moda el asunto de los puentes; valdría la pena que vieran el que estamos construyendo en Quebrada Ganado y los que reparamos en otras comunidades.
Vamos a construir un bulevar frente a playa Jacó, por valor de $8 millones y un mirador en Playa Hermosa, así como una ciclovía en esa localidad.
Conozco mi cantón y este municipio no ha pasado por alto la situación del puente del río Tárcoles.
Intentamos buscarle una solución al querer realizar un acceso o mirador lateral al puente, pero por ser carretera nacional debía consultarse al MOPT y este nos dijo que no era posible por el peso adicional que debía soportar el puente.
También invertimos en la construcción de una caseta policial en el lugar para la Fuerza Pública y la Policía Turística, sin embargo, nunca quisieron utilizarla y ahora esta destruida por los vándalos. Voluntad es lo que nos sobra, pero no hemos encontrado el mismo interés por parte de las instituciones.
Así, en Garabito lo que sobran son proyectos; por eso, para hablar y comer pescado, hay que tener mucho cuidado.

Marvin Elizondo Cordero
Alcalde de la Municipalidad de Garabito
[email protected]