Ganas de subir se imponen en Wall Street
Enviar
Dow Jones registró subida del 4,68%
Ganas de subir se imponen en Wall Street

Crudo descendió ayer un 6,3% y acabó a $69,85, su nivel más bajo en 13 meses

Nueva York
EFE

Wall Street amaneció ayer con ganas de subir y ni los relativamente malos resultados de dos de los mayores bancos estadounidenses, Citigroup y Merrill Lynch, ni la acumulación de pruebas de estancamiento económico consiguieron impedirlo.
En una de las sesiones más volátiles de los últimos años en la Bolsa de Nueva York, los inversores lograron recuperar en la recta final de la sesión parte del terreno perdido un día antes.

Ayer, el Dow Jones de Industriales, el principal índice de Nueva York, subió un 4,68%, el Nasdaq avanzó un 5,49% y el S&P 500 ganó un 4,25%.
El miércoles el Dow Jones registró la segunda mayor caída diaria por puntos de su historia y prácticamente neutralizó lo conseguido solo dos días antes, cuando inauguró la semana con el avance más fuerte desde su creación, en 1896.
La extraordinaria volatilidad de la que están haciendo gala los mercados bursátiles esta semana tuvo ayer su día grande en Nueva York: El índice VIX, que mide la volatilidad de la sesión entre los valores del S&P 500, superó el 80% por primera vez en sus 18 años de historia.
La bolsa permaneció errática durante toda la sesión, con unas ganas iniciales de subir que poco después se neutralizaron con nuevos datos macroeconóm
icos que ponen de manifiesto, una vez más, la maltrecha situación de la economía estadounidense.
Así, se conoció, entre otros parámetros, que la producción industrial bajó en setiembre un 4,5% respecto a un año antes y un 2,8% frente al mes anterior, lo que supone la mayor caída mensual en casi 34 años.
Además, se publicaron resultados empresariales poco alentadores (entre otros de las aerolíneas Continental y Southwest).
Esos datos neutralizaron el optimismo que podría haber aportado otros como el de la inflación interanual, que en setiembre bajó cinco décimas, y la mensual, que fue nula respecto a agosto, lo que alimentó la posibilidad de que la Reserva Federal acuerde un nuevo descenso de los tipos de interés, situados en el 1,5%.

Además, se publicó que las solicitudes de subsidio por desempleo bajaron en 16 mil en la última semana, aunque el promedio mensual alcanzó su cifra más alta en siete años.
Algo de optimismo insufló también que el consejero delegado de Microsoft, Steve Ballmer, resucitara la idea de fusionar al gigante informático con el portal Yahoo!, lo que ayudó a que el Nasdaq cerrara con un avance del 5,49%.
Esta amalgama de datos embarulló una sesión que también se vio condicionada por las importantes pérdidas acumuladas en Europa, donde los temores a una recesión mundial pesaron más que las buenas intenciones de políticos e instituciones.
Los líderes de la Unión Europea (UE) reconocieron que sus economías atraviesan una fase de “ralentización” y “contracción” y se comprometieron a tomar medidas para hacerles frente.
Sin embargo, los inversores en Wall Street no estaban dispuestos a cerrar el tercer día consecutivo de descensos y, tras una jornada con altibajos de casi 800 puntos, lograron sacar provecho del día.
Incluso el sector financiero cerró con un avance del 2,11%, pese a que antes de que abriera el mercado presentaron resultados dos de sus grandes figuras: Citigroup y Merrill Lynch.


En picada

El precio del barril de crudo de Texas descendió ayer un 6,3% y acabó a $69,85, su nivel más bajo en 13 meses, en una tendencia bajista que ha obligado a la OPEP a adelantar a la próxima semana la reunión de urgencia que había convocado para el 18 de noviembre.
Al finalizar la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex) los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en noviembre restaban $4,69 al precio anterior y quedaban a un nivel que no se veía desde agosto de 2007.
Los contratos de ese tipo de crudo con más próximo vencimiento no cerraban a menos de $70 desde el 23 de agosto del año pasado, cuando finalizaron a $69,83 por barril (159 litros).
Un incremento en las reservas de petróleo y de gasolina en Estados Unidos la pasada semana, muy superior al que se esperaba, influyó también en el descenso de precios y en que el barril de petróleo WTI se negociase por momentos incluso a menos de $69, algo que no ocurría des fines de junio de 2007.

Ver comentarios