Emilio Bruce

Emilio Bruce

Enviar
Viernes 6 Junio, 2014

Muchas categorías asignadas, muchas personas que están en planilla siguen siendo fraudulentas y están ocultas entre el montón


Sinceramente

¡Ganamos y perdimos!

Se ha depuesto, luego de semanas de pulso político, una huelga que tenía una muy justa causa, pero cuyos móviles trascendían claramente la misma. A trabajo hecho salario correcto pagado.
¿Qué hemos ganado con la huelga? Creo que las ganancias que ha dejado la misma son más de lo que a simple vista los costarricenses apreciamos.
Quizás el mayor de los beneficios ha sido hacer público, que a lo largo de los años en el Ministerio de Educación Pública ha habido un pago reiterado y en exceso de los salarios que debían haberse cancelado. Un delito de peculado gigante que se paga con cárcel.
Unos aseguran que en diez años se han robado 36 mil millones. La Contraloría General de la República habla de 27 mil millones. El señor ministro de Educación Pública anterior habla de 3,9 mil millones de pagos en exceso en el último año tan solo.
El país ha descubierto en consecuencia que los medios de comunicación colectiva dedicados al periodismo investigativo han preferido perseguir personajes políticos que grandes vicios institucionales.
Que las autoridades del OIJ, y la DIS, así como la Procuraduría de la Ética Pública, han seguido un camino de cámaras de TV y no la senda de la represión de un delito de dimensiones colosales. Esto es más que la Trocha 1856, esto es el equivalente al mayor delito encontrado contra el erario, en la historia del país.
Hemos ganado intensamente al saber que se está cambiando el sistema y que el cambio trajo el destape. Pero quedan debiendo. Es menester que la señora ministra de Educación Pública doña Sonia Marta Mora, en ejercicio de sus facultades de ley, pida una revisión de los expedientes de todos los servidores del MEP.
Sí, son muchos expedientes, razón por la cual se ha reiterado en las redes sociales que muchas calificaciones, muchas categorías asignadas, muchas personas que están en planilla siguen siendo fraudulentas y están ocultas entre el montón.
Cuenta la historia que cuando estalló  la Revolución Mexicana, el  general Porfirio Díaz mandó movilizar los ejércitos de  México. Pero eran muchos menos los hombres que acudieron a los cuarteles,  que los que estaban siendo pagados. Los generales de allá que eran numerosísimos, cambiaban y recibían los giros de soldados que no estaban en el ejército.
Una compañía entera  resultó, de sumar las queridas y no pocos queridos de los jefes que los nombraban. Muchos soldados eran plazas asignadas a otros ministerios oficialmente,  solo que las Secretarías a quienes les habían prestado las plazas no estaban enteradas.
Mucho del dinero de esos sueldos de soldados muertos, de nombramientos ficticios, también se iban a una caja chica con la cual se realizaban actos de corrupción y compra de favores. 
Hay que aprender de esa escuela en la persecución del peculado  de marras. De pie todas las autoridades represivas. 27 mil millones es una suma intolerable.
Vamos a seguir analizando esta magna huelga. Hasta no tener las conclusiones completas  dejaremos el dedo en el renglón.

Emilio Bruce
Profesor
[email protected]