Enviar
Ganaderos colombianos pierden por los carteles

La propensión de los grupos guerrilleros más viejos de América Latina al robo está privando a los ganaderos colombianos de los beneficios provenientes de los precios de los futuros negociados en los Estados Unidos más altos desde los años 1960.
Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, necesitadas de efectivo, están vendiendo ganado a precios por debajo del mercado en razón de que una represión militar sobre la producción de cocaína lleva a los combatientes a estar “desesperados por la falta de financiamiento”, dijo el mes pasado Juan Manuel Santos, presidente del país.
El grupo, conocido como FARC, podría ser el propietario de ganado más grande de Colombia, según una federación de ganaderos.
Santos está tratando de preservar los beneficios que Colombia, el proveedor más grande del mundo de cocaína, obtuvo por mejorar la seguridad para los inversores internacionales y sus ciudadanos. Está yendo más allá de la cocaína para apuntar a las fuentes de financiamiento secundarias que también las mantienen activas, dijo Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, un centro de análisis de política en Washington. Las FARC sobreviven gracias a ingresos provenientes del delito, entre otras cosas, la explotación ilegal de oro, el tráfico de droga y el robo.
“Pueden vender a precios considerablemente más bajos ya que la hacienda es robada”, dijo Diego Ochoa, responsable de investigación en la firma de corretaje Cía. de Profesionales de Bolsa SA, que maneja un fondo de ganado en Bogotá. “Obtienen un beneficio. Para los productores legales y los intermediarios legales, los precios se deterioran”.
El ganado robado puede venderse con un descuento de un 20% a un 30%, afectando los precios locales de la hacienda, dijo Ochoa. Esos precios cayeron 8,8% desde el 15 de junio hasta el 24 de enero, según cifras semanales provistas por la Bolsa Mercantil de Colombia con sede en Bogotá.
Los aumentos de los precios internacionales normalmente contribuyen a subas de precios internas con una demora de tres a seis meses, cuando los productores deciden vender más a los mercados extranjeros, dijo Ochoa.
El 25 de enero, los precios alcanzaron $1,2967, los más altos para un contrato de los más negociados desde que el producto básico comenzó a operar en el Mercado de Chicago en 1964 –el mismo año en que las FARC fueron fundadas en el interior rural colombiano.
José Félix Lafaurie, presidente de la federación de Ganaderos de Colombia dijo que para las FARC esa es una forma de financiarse.

Colombia/Bloomberg

Ver comentarios