Enviar
Unas 50 mil aseguradas hacen fila por un diagnóstico
Gana a ticas el cáncer de mama
Mitad de los casos positivos se encuentran en etapa intermedia o avanzada
El cáncer es la segunda causa de muerte en el país y el de mama, el más diagnosticado entre las mujeres.
Esto obligaría a la Caja a mejorar los programas de detección temprana y tratamiento contra esta enfermedad.
Sin embargo, esto dista mucho de la realidad, ya que casi 300 mujeres —una cuarta parte de las diagnosticadas— perdieron su batalla por la vida contra este mal en 2010.
Unas 50 mil mujeres esperan una cita para realizarse un mamografía en una de las clínicas y hospitales públicos y otras 10 mil se encuentran a la espera de los resultados.
Asimismo, varias clínicas y hospitales tienen el mamógrafo fuera de servicio, no hay infraestructura para operarlo o no tienen personal para utilizarlo.
Y es que la detección temprana implica una mayor oportunidad de recibir un tratamiento adecuado; sin embargo, los centros públicos de salud enfrentan serias deficiencias.
El principal inconveniente son interminables listas de espera para una mamografía y la entrega de su resultado, con el problema de que no se visualizan acciones correctivas a corto plazo, según la Defensoría de los Habitantes.
Los problemas en la gestión comenzaron a presentarse desde el año pasado, cuando se cambiaron los criterios de asignación de los mamógrafos, lo que incidió en la respuesta institucional.
Estas debilidades afectan el derecho a la salud y a la vida de las mujeres, sin que se vislumbren acciones que solucionen esta problemática, dijo Ofelia Taitelbaum, defensora de los habitantes.
Mientra tanto, autoridades de la Caja anunciaron una guía de atención que estandariza los procedimientos realizados a las mujeres que desarrollan este tumor maligno, para asegurar un tratamiento más efectivo.
Su objetivo es garantizar el mejor tratamiento que puedan recibir, mediante un instrumento basado en estándares mundiales y que comenzará a aplicarse en los próximos días.
Su elaboración tomó más de un año y participaron 118 profesionales entre médicos, enfermeras, psicólogos, trabajadores sociales, radiólogos, radioterapeutas, cirujanos oncólogos y pacientes.
La decisión se tomó porque la atención médica es muy compleja y existen diversas opciones terapéuticas para combatir el cáncer de seno, dijo Ileana Balmaceda, presidenta ejecutiva de la Caja.
En el país existen unas 32 clínicas que atienden los casos de cáncer de mama en las 16 áreas de salud con mayor incidencia y mortalidad. La meta es que en 2014 haya 44 clínicas más en funcionamiento.
Nuestro país ocupa el primer lugar en tasa de incidencia y de mortalidad por esta enfermedad en Centroamérica y México.

Johnny Castro
[email protected]
Ver comentarios