Enviar
Urge revertir tendencias que la hacen poco atractiva por sucia, fea, intransitable e insegura
GAM está urgida de cambio radical

• Obras demostrativas de planificación regional y urbana arrojan optimismo sobre mecanismos de mejoramiento
• Regeneración de la Gran Area Metropolitana requeriría entre tres y cinco décadas, siempre y cuando se tomen medidas desde ya

Eduardo Baldares
[email protected]

En los próximos 22 años la Gran Area Metropolitana (GAM) pasará a constituir un 65% de la población nacional, por lo que es urgente revertir las tendencias que la pueden transformar en una cloaca a cielo abierto, que de paso es un cielo cada vez más tóxico por las emisiones del creciente flujo vehicular.
Estéticamente San José compite con las capitales más feas y desordenadas del continente, mientras las arterias viales están cada día más obstruidas por obsoletas y por los carros que se multiplican como conejos.
En lo socioeconómico la brecha entre clases se está ampliando, hay déficit en materia de salud y disparidad en el acceso a la educación, lo que desata resentimientos, inseguridad y en general un ambiente hostil.
Así las cosas, todo se confabula contra la zona más populosa del país, la de mayor potencial, haciéndola perder atractivo para las inversiones extranjeras por sucia, fea, intransitable, inculta e insegura.
De ahí la urgencia de tomar medidas tendientes a revertir estas realidades mediante la interconexión estratégica de instituciones y políticas de ejecución orientadas a la sostenibilidad.
El próximo mes saldrán a la luz pública los planteamientos concretos de ordenamiento urbano/regional obtenidos tras cuatro años de investigaciones por parte del proyecto Planificación Regional y Urbana de la Gran Area Metropolitana (Prugam), que involucra a los 31 cantones de la GAM.
Empero, como Prugam no es una unidad ejecutora, surgen dudas en cuanto a su aplicabilidad. “Lo importante es comenzar a plasmar todas estas iniciativas cuanto antes, pues siempre se está hablando de las cosas que andan mal, de cómo se tienen que modificar, pero lo realmente trascendente es ejecutarlas”, aportó Víctor Núñez, investigador del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae).
Eduardo Brenes, director de Prugam, reconoce que “el país tie
ne que volver a ser tan ejecutivo” como en las décadas anteriores a la de 1980, y agrega que “es un proceso que involucra cultura, voluntad política y trabajo”.
De acuerdo con Brenes, “no debemos preocuparnos tanto por el tiempo, sino por comenzar ya. De hecho será un proceso de décadas, tal como el que han experimentado ciudades que hoy sirven de ejemplo, como Bogotá y Medellín en Colombia”.
De comenzar la ejecución tal como está prevista, el próximo año, sería un lento proceso de transformación que en el mejor de los casos requeriría entre 30 y 50 años, porque sin tomar en cuenta las construcciones nuevas que se levantarían, “lo que ya está construido tendría que regenerarse, lo que podría darse en un porcentaje de un 2% a un 3% anual”, pronosticó Brenes.
Entonces cabe cuestionarse si no se está cayendo en el vicio de establecer pautas por seguir que en la práctica no se ejecutan. “No, no, a lo sumo en un par de meses debemos tener resuelto lo del ordenamiento territorial”, respondió Fernando Zumbado, ministro de Vivienda, quien propone transformar al Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU), fortaleciéndolo y permitiéndole enfatizar en planificación urbana. “También se puede dotar al Prugam de un músculo ejecutor”.
Si bien el Ministro a
poya el modelo de crecimiento urbano vertical propuesto por Prugam, mediante el cual en 22 años se consumirían 2.150 hectáreas en comparación con las 4.500 que vislumbra la tendencia actual, también se preguntó “¿qué hacemos con una ciudad mejorada físicamente si persiste el problema de la inseguridad?, y agregó que “todo lo anterior tiene que ser enfrentado mediante voluntad política”, tanto en lo que se refiere a medidas de inversión como al acortamiento de la brecha social. “En cuanto al financiamiento, se debe involucrar al sector privado”.
Brenes aseguró que en obras demostrativas hay cerca de $18 millones invertidos, “11 de la Unión Europea y siete del Gobierno”.
Estas obras han abarcado temas ambientales, como la paulatina arborización de San José; arquitectónicos, como la peatonización de la avenida 4 y el alumbrado de parques; viales, como las rutas sectoriales de autobús.
Además, hay iniciativas en marcha que ojalá lleguen a buen puerto, como el alcantarillado metropolitano, una propuesta de vialidad que ya está en poder del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, el programa para estimular la importación de carros con tecnologías amigables con el ambiente, el tren Heredia – San José, el nuevo Estadio Nacional, entre otras que contribuirán a extirpar los cánceres que aquejan a la GAM, revitalizándola, volviéndola a hacer atractiva para las inversiones y relanzándola socioeconómicamente.





Ver comentarios