Enviar

Nos cegamos en el pasado a creer que, con solo vender patrocinios, abrir espacios para las marcas en los entre tiempos y crear combos de entradas, estábamos “mercadeando” un equipo de fútbol.

Así como casi todas las categorías comerciales, este deporte también está sufriendo cambios positivos en las formas de acercarse a sus “clientes” y lograr ese “engagement” (grado en el que un consumidor interactúa y se compromete con nuestra marca) con sus públicos de interés.

El fútbol no es un producto cualquiera y no todas las marcas cambian tanto emocionalmente semana a semana como un equipo de fútbol.

Mercadológicamente hablando nuestros “productos nacionales” han crecido mucho y se esfuerzan en crear acciones a nivel mundial. El ejemplo “más sonado” de las últimas semanas es el caso de la camisa conmemorativa del Deportivo Saprissa.

201609291512020.sapri.jpg

Pero nos falta mejorar la experiencia Estadio, las tiendas oficiales, crear zonas de trofeos y tours para fans, mejor aprovechamiento de patrocinios, así como un mayor o mejor aprovechamiento de los jugadores.

Acá un ejemplo (aplicado hace casi 10 años en Europa) de cómo involucrar a tu afición con el equipo y su indumentaria.



Y este un excelente ejemplo de cómo aprovechar de una manera diferente un patrocinio.



Lo importante acá es que los equipos de futbol no pueden esperar que las marcas les solucionen sus experiencias siempre y deben también ser “propositivos” e invertir para que ambos actores salgan beneficiados y sigamos rentabilizando esa población cautiva del deporte rey en nuestro país.

Pura vida.

Ver comentarios