Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Fusiones en Wall Street pasan de euforia a debacle en unos meses

Bloomberg | Viernes 13 mayo, 2016

Este año el negocio de fusiones y adquisiciones está batiendo otro récord: el número de acuerdos cancelados. Shutterstock/La República


 Los bancos de Wall Street estuvieron de celebración el año pasado cuando la cifra de fusiones y adquisiciones alcanzó un récord, superando incluso los niveles previos a la crisis de 2007. Este año el negocio de fusiones y adquisiciones está batiendo otro récord más inquietante: el número de acuerdos cancelados.
De las operaciones anunciadas en 2015 por un valor de $5 billones, casi un 10%,  $504 mil millones se han cancelado. El miércoles fue una jornada especialmente dura para los bancos con el colapso de dos fusiones valoradas en $21 mil millones en total.
Con las cancelaciones más recientes, el 2015 ha perdido el título de año récord de operaciones, tras una reducción del valor total de los acuerdos de los $4,09 billones de 2007 a $4,06 billones.
Los responsables de algunas de estas cancelaciones son las compañías y los bancos, dijo Ira Gorsky, analista de Elevation LLC en Nueva Jersey. Los acuerdos han alcanzado tal magnitud en unos sectores ya consolidados que han provocado la ira de las autoridades reguladoras.
“Las empresas se han pasado de la raya en cuanto al tamaño de los acuerdos que han intentado”, dijo Gorsky.
Éste ha sido el caso de la oferta de compra de Staples a Office Depot  por $6.300 millones. La Comisión Federal del Comercio dijo que combinar las compañías de productos para oficinas perjudicaría a los consumidores y un juez federal le dio la razón el martes. Las empresas han anunciado que anularán el acuerdo.
Horas más tarde, la Unión Europea bloqueó la oferta de compra de CK Hutchison  por O2, la división de Telefónica SA, por $14.800 millones. Las autoridades reguladoras citaron la obstrucción a la competencia y la subida de precios que podrían resultar de una fusión.
En 2015 las denominadas “megafusiones”, acuerdos valorados en $20 mil millones o más, alcanzaron un récord. En total, se anunciaron 17 acuerdos por ese valor o más, frente a los 35 acuerdos de este tamaño en un período de cinco años, desde el 2010 hasta finales de 2014. Tal fue el auge de los mega acuerdos, que el tamaño medio de todas las fusiones y adquisiciones valoradas en $500 millones o más fue de $3.300 millones, frente a los $2.200 millones de 2014.
La magnitud no es el único elemento objeto de escrutinio. Las autoridades para la competencia del Departamento de Justicia de Estados Unidos bloquearon en abril la oferta de Canadian Pacific Railway para la compra de Norfolk Southern, al oponerse a una estructura de fideicomiso por la que el responsable de Canadian Pacific estaría cargo de Norfolk Southern.
Días antes el Gobierno había puesto una demanda para frenar la adquisición de Baker Hugues  por parte de Halliburton, que languidecía desde hacía año y medio. Las empresas no consiguieron convencer a las autoridades preocupadas por una posible reducción de las opciones en los servicios petroleros, lo que conllevaba el riesgo de una subida de precios del petróleo y el gas para los consumidores.
El Departamento del Tesoro también ha mostrado iniciativa en el bloqueo de acuerdos que puedan suponer una amenaza al interés nacional. Las autoridades torpedearon la fusión entre Pfizer y Allergan Plc por unos $160 mil millones al proponer un endurecimiento de la regulación para evitar las operaciones de traslado de domicilio fiscal a otros países que ofrecen ventajas fiscales.