Fusión
Enviar
Fusión

¿Cuándo es fusión verdadera y cuándo verdadera confusión? Esa palabra está de moda en la cocina y la verdad es utilizada en exceso y sin fundamento.
¿Puede el paladar de una persona degustar más de seis sabores a la vez, todo mezclado de manera irresponsable para las papilas? No.
¿Puede “un cristiano” (un decir) que difícilmente sabe distinguir entre los sabores populares de nuestra tierra mezclados con especias exóticas y encima le cargamos con más ingredientes y sabores para darle un bombazo del cual no puede recuperarse?
La fusión debe ser en realidad con dos sabores predominantes que se juntan y otros que complementan, y hacen eco como un redoble de tambores que acompaña a la banda principal.
Los sabores que se juntan por otro lado, deben combinar no solo sabor sino ojalá textura, color y aromas, de esa manera podemos interpretar la paleta y que a través de los sentidos se estimule el apetito para terminar comiendo bien, no llenarse el estómago con cantidades vulgares de comida como si se acercara la tercera guerra mundial y como la moda de cierto país del norte pregona.
No solo cantidades inmensas de comida, sino auténticas obras de ingeniería estructural tan serias que no tiene miedo de retirar un ingrediente por temor a que le caiga todo encima y después no pueda encontrar los ingredientes.
Fusión debe ser entendido como hacer eco de los sabores predominantes (menos es más) de los ingredientes, que amplifican el placer al unirse con otro para terminar siendo uno y nuevo.
Eso es fusión, lo demás confusión.
Buen provecho y hasta la próxima semana.

Ver comentarios