Logo La República

Viernes, 23 de agosto de 2019



GLOBAL


Funes asume el poder en El Salvador

| Martes 02 junio, 2009



El ex periodista se convirtió ayer en el primer presidente de izquierda de la nación centroamericana
Funes asume el poder en El Salvador
Mandatario aseguró que en medio de la crisis no hay derecho a equivocarse, pues la economía se está contrayendo

San Salvador
EFE

El ex periodista Mauricio Funes asumió ayer como el primer presidente de izquierda en la historia de El Salvador con la promesa de que el cambio ha llegado, el anuncio del restablecimiento de relaciones con Cuba y acusaciones a los gobiernos anteriores de ser responsables de la crisis que hereda.
Con la sonora ausencia de Hugo Chávez, presidente de Venezuela, Daniel Ortega de Nicaragua, y Evo Morales de Bolivia, en su discurso de investidura Funes sumó ayer El Salvador a la nómina de países latinoamericanos con Ejecutivos de izquierda.
Lo hizo tras cuatro lustros de gobierno ininterrumpidos de la conservadora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y 17 años después de la firma de los acuerdos de paz que pusieron punto final a la guerra que desangró a este país de 5,7 millones de habitantes entre 1980 y 1992.
Ante los Príncipes de Asturias, una decena de presidentes latinoamericanos y representantes de 72 países, Funes, de 49 años, pronunció un discurso con guiños a los “ejemplos vigorosos” de los mandatarios de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva, y de Estados Unidos, Barack Obama, como tarjeta de presentación de lo que ha de ser su mandato.
Tampoco dejó pasar la oportunidad para anunciar el “inmediato” restablecimiento de los lazos diplomáticos con Cuba tras 50 años de ruptura de relaciones, una decisión que no por conocida dejó de desatar la ovación de los seguidores del partido de Funes, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).
Ante la mirada de la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, el que será presidente de El Salvador hasta 2014 prometió a renglón seguido efectuar “todos los esfuerzos para ampliar, fortalecer y renovar” la relación con Estados Unidos, donde vive una comunidad de más de 2,5 millones de salvadoreños.
La intervención de Funes estuvo, no obstante, muy enfocada en la política nacional.
El residente subrayó que el cambio en el país más pequeño de Centroamérica “comienza ahora” y llamó a construir una nueva nación “sin odio ni resentimiento”.
No por ello, el candidato del FMLN, vencedor de los comicios presidenciales del pasado 15 de marzo, dejó de responsabilizar a la “elite dirigente que estuvo hasta ayer en el poder” de la crítica situación económica que vive el país.
“Vamos a gobernar en medio de una crisis socioeconómica profunda, una de las más difíciles de nuestra historia”, dijo Funes, que días atrás anunció que la proyección económica de El Salvador para 2009 arroja una contracción de un punto porcentual.
“Nosotros no tenemos el derecho de equivocarnos, repito, nosotros no tenemos el derecho de equivocarnos”, subrayó ayer el nuevo presidente.
En su intervención hizo hincapié, además, en la necesidad de establecer un nuevo modelo en el país que elimine las desigualdades, prometió luchar contra la corrupción y advirtió del acecho de las “oscuras acciones” del narcotráfico y el crimen organizado.
“Queremos la reconstrucción social, la reconstrucción económica y la reconstrucción institucional de nuestra patria”, subrayó el nuevo presidente salvadoreño, que medios locales cifran como el número 72 del país en un ejercicio poco menos que malabarista dado el convulso pasado de juntas militares, dictaduras y periodos democráticos de El Salvador.
Funes prometió en su discurso la creación de 100 mil puestos de trabajo en los próximos 18 meses, la puesta en marcha de un plan para la mejora de 25 mil viviendas urbanas y soluciones en ese terreno en municipios con condiciones de pobreza severa.
Además, manifestó su compromiso con los objetivos de resguardar empleos, proteger a los sectores vulnerables de los efectos de esta crisis, implementar políticas de protección social y la puesta en marcha de un sistema de seguridad social universal.
“Después de muchos años, es nuestro turno y nuestra responsabilidad, el pueblo salvadoreño nos está mirando y nos juzgarán”, indicó Funez.