Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



GLOBAL


Fukushima vive situación seria

Redacción La República [email protected] | Viernes 18 marzo, 2011



Fukushima vive situación seria

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) aseguró ayer que la situación en los reactores dañados de la central nuclear japonesa de Fukushima Daiichi sigue siendo “muy seria”, mientras los aviones para evacuar los extranjeros comienzan a llegar a Japón.
Graham Andrew, asesor científico del director general del OIEA, Yukiya Amano, declaró a la prensa que la situación en el reactor 3 de la planta es la “de mayor preocupación”, ya que no se sabe nada sobre el nivel de agua en las piscinas de combustible nuclear usado.
Los equipos de emergencia de la central de Fukushima comenzaron ayer a utilizar cañones de agua para tratar de enfriar el reactor, después de que varios helicópteros arrojaran agua sobre esa unidad, informó la televisión nipona NHK.
En la planta nuclear 23 personas resultaron heridas, dos están desaparecidas y en más de 20 se ha comprobado que tienen contaminación radiológica de diverso grado.
Mientras, las autoridades de Japón ha aumentado a 5.429 los muertos y a 9.594 los desaparecidos por el terremoto y posterior tsunami.
Se teme que la cifra final de víctimas se incremente en alguno de los municipios de las provincias afectadas como Iwate, Miyagi, Fukushima, donde militares y reservistas japoneses ayudados por voluntarios extranjeros continúan la búsqueda de desaparecidos.
El temor a la radiactividad ha activado los planes de evacuación de ciudadanos extranjeros y aviones procedentes Francia, el Reino Unido, Colombia, México, Brasil y Chile comienzan a llegar al aeropuerto de Tokio.
China, país del que procede la mayor comunidad extranjera en Japón, ha organizado autobuses desde las ciudades de las zonas más devastadas (Miyagi, Fukushima, Iwate e Ibaraki) hacia Tokio y Niigata, además, las aerolíneas China Eastern y China Southern han aumentado los vuelos chárter a Japón para facilitar este regreso.
A la inquietud por las radiaciones se sumó ayer el anuncio de un posible gran apagón en Tokio que podría alterar los transportes para salir de la ciudad en los próximos días, lo que hizo que parte de quienes seguían en la metrópolis, japoneses y extranjeros, decidieran finalmente abandonarla.
Los trenes hacia Osaka, a unos 400 kilómetros, partían ayer de Tokio mucho más llenos de lo habitual aunque sin llegar a estar repletos.
La Comisión Europea evitó ayer comentar las declaraciones del comisario europeo de Energía.

Redacción Internacional
EFE