Enviar

Fuerza y elegancia

Olga Figueroa, propietaria del restaurante Chancay, es un ejemplo de mujer trabajadora que ha destacado en el mundo de la gastronomía

201403062317130.m9.jpg
Olga Figueroa sigue al frente junto a su familia del restaurante peruano Chancay. Esteban Monge / La República
Cuando pensamos en un ejemplo de mujer trabajadora, hay muchas de las que podríamos hablar en el mundo de la gastronomía y específicamente en restaurantes.
Costa Rica es un ejemplo de país donde mujeres emprendedoras han visto sus empresas crecer con éxito, una de ellas es la señora Olga Figueroa, de origen peruano y ya costarricense, a quien desde hace más de 15 años la observamos trabajando de sol a sol en conceptos gastronómicos que siempre hicieron impacto y crearon clientes fieles.
“Órale” ubicado en el Centro Trejos Montealegre, fue uno de ellos, el local llegó para ofrecer una opción de la cocina popular mexicana.
Siempre y conjuntamente con su familia, su esposo y sus hijos, Figueroa estuvo detrás y al frente de los negocios que se desarrollaron cuando la Gran Área Metropolitana ofrecía menos opciones que el día de hoy, en ese entonces se le veía tanto atendiendo a los clientes como levantando cajas, equipo o ayudando a la preparación de platos en las áreas de cocina, siempre dispuesta a realizar las labores que fueran, sin importar el grado de dificultad o si esta era glamorosa o no.
A Figueroa se le vio realizando esas tareas y otras con una elegancia y clase digna de una gran dama, lo que indiscutiblemente es.
Hoy sigue vinculada a los negocios y en un proyecto que con orgullo puede decir se coronó como el restaurante peruano más galardonado de Costa Rica, ve que el fruto de su esfuerzo dio resultados. Felicidades doña Olga, representando con méritos a muchas mujeres emprendedoras de las cuales tenemos mucho que aprender.

Alfredo Echeverría M.
Director Grupo HRS
[email protected]
 

Ver comentarios