Enviar
Fuerza Pública sin recursos


Pareciera que las fuerzas policiales en el país han sido humilladas profesionalmente. Mientras los delincuentes son “doctores” en modalidades delictivas cada vez más sofisticadas y sorprendentes, como se consigna en un informe especial de LA REPUBLICA de ayer, los policías deben trabajar en espacios que no cuentan ni con las más elementales condiciones sanitarias, para no hablar de la larga lista de recursos de los cuales carecen —incluida su propia capacitación— para poder estar a la altura de aquellos a quienes deben combatir.
Esta humillación los ha llevado en muchos casos a la indolencia y desmotivación, los ha hecho proclives a caer en actos de corrupción. Este personal deberá ser altamente capacitado y deberá poder inspirarse en un ejemplo de honestidad, mística y cumplimiento estricto de su deber que le den sus superiores, los más altos mandos.
A este personal habrá que exigirle un alto rendimiento pero también pertrecharlo material y emocionalmente con las herramientas que necesita para convertirse en la verdadera fuerza pública capaz de enfrentarse con éxito a los delincuentes.
Y esta tarea, que demanda tanto en recursos, planificación y acción, no puede pensarse para dentro de varios años. La población costarricense, con sobradas razones, demanda acciones inmediatas, por no decir de ayer.
El aumento en la ola delictiva en el país hace rato comenzó a ser una seria amenaza para la población, que ha sentido desde hace bastante tiempo como día a día le llegaba el agua al cuello sin poder hacer nada por evitarlo y en medio de la absoluta indiferencia de los gobiernos.
Es hasta ahora que los encargados de dirigir la administración no han tenido más remedio que aceptar la situación y poner manos a la obra o, por lo menos, mentes en acción para encontrar caminos, estrategias y tácticas útiles para comenzar la monumental tarea del combate a la delincuencia.
Este será complejo, difícil y habrá de realizarse mediante un plan integral que incluya todos los aspectos relacionados con la prevención, represión y justicia pronta, porque habiendo llegado la situación al estado en que está no admite parches u ocurrencias.
Ver comentarios