Logo La República

Jueves, 21 de marzo de 2019



COLUMNISTAS


Fuerte oleaje

Vilma Ibarra [email protected] | Miércoles 09 junio, 2010



Hablando Claro
Fuerte oleaje

Lo único bueno (para eso son las lecciones) de los golpes de cola iniciales que ha enfrentado la nueva Administración, es que nadie puede argumentar que no tiene claro cuán compleja es la correlación de fuerzas dentro del partido oficialista y de qué dimensión es por lo tanto el desafío que enfrenta el gobierno de doña Laura Chichilla. Ello por supuesto sin mencionar los muchos otros factores y fuerzas que gravitan en el manejo de nuestras intrincadas aguas políticas…
Los nombramientos en el equipo de gobierno primero y los deplorables episodios del tristemente célebre intento de aumento salarial de los diputados, así como la caída del ex Canciller Stagno como Embajador en Naciones Unidas, han dejado al descubierto una significativa falta de cohesión liberacionista alrededor del poder de mando de la Presidenta de la República. Esto significa que aun cuando doña Laura parece haber salido muy bien librada ante la opinión pública tras estas primeras intensas cuatro semanas de gestión, su debilidad política la obliga a desplegar enormes esfuerzos para tomar con enorme fuerza, habilidad y destreza la conducción del timón. Y para tomar un timón en esas condiciones de oleaje hay que ejercitar mucho, mucho músculo. Y tener por cierto muy pero muy avezados capitanes a bordo.
Probablemente en el empeño de demostrar que este no sería un gobierno continuista-arista o arista-continuista, todo (o casi todo) lo que olía, sonaba o parecía, de sello o herencia arista fue prácticamente desterrado del cuadro gubernamental. Incluyendo a figuras políticas de muchísima experiencia. Si ese era el objetivo se logró. Tanto es así, que ni propios ni extraños volvieron a emitir expresión alguna acerca de los supuestos peligros del continuismo del que tanto y tanto vaticinio agorero escuchamos meses atrás. Historia antigua.
Pero he aquí que la buena política depende en mucho del difícil arte de balancear y equilibrar. Y parece que en el empeño por deshacerse de la marca arista, más bien se haló demasiado la cuerda en sentido contrario.
Y no habían pasado dos días del inicio de la gestión cuando el ex ministro Rodrigo Arias plantó cara a la Presidenta y lanzó su grito de guerra al anunciar su anticipadísima precandidatura, con lo cual no solo se posicionó en el tinglado sino que obligó a otros también a visibilizarse. Y el aumento salarial sirvió la mesa para mandar más mensajes. Y a la vuelta de la esquina, están las elecciones de alcaldes…
Las fuerzas liberacionistas se hacen sentir. Reclaman poder; ser escuchadas y atendidas.
Si no, cómo se explica (más allá del argumento candoroso y extemporáneo de la transparencia y la pureza) una interpelación en el Congreso a tres ministros del gabinete de doña Laura, avalada por prácticamente toda la bancada liberacionista? Inédito…

Vilma Ibarra




NOTAS ANTERIORES


¿Turismo en Limón?

Miércoles 20 marzo, 2019

Hace unos quince años el gobierno obtuvo una donación de $80 millones del Banco Mundial para fina...