Fuerte amenaza a mercado alcista está a punto de extinguirse
Comerciantes y especialistas trabajan en la Bolsa de Nueva York. Bloomberg/La República
Enviar

Según los analistas, la recesión en las utilidades está por alcanzar los 18 meses. Dado su récord casi perfecto de subestimar las ganancias de las empresas, probablemente se equivoquen.
Mientras que los analistas predijeron que los ingresos netos de las empresas integrantes del Índice S&P 500 caerían un 1,6% en el periodo de julio a setiembre, la tasa esperada de declinación es tan pequeña que es casi seguro vaya a evolucionar en ganancia cuando las empresas hayan hechos sus cierres, batiendo así dichas estimaciones. Para los alcistas esto no podía llegar en mejor momento, ya que como lo demuestra la historia, las interrupciones en este tipo de depresiones suelen preceder a algunos de los periodos más sólidos del mercado accionario.


El impacto de las utilidades en los precios de las acciones nunca ha sido más claro que en los últimos 18 meses, un lapso en el que la rentabilidad anualizada del Índice S&P 500 se desplomó hasta una fracción del 20% durante los primeros seis años del mercado alcista. La recesión en las ganancias ha ido acompañada de tres de las mayores erupciones en la volatilidad de las acciones que se hayan registrado, dos correcciones del 10%, y dejó a las valoraciones en el punto más alto en más de una década.
"Vemos a gran cantidad de expertos hablar de la probabilidad de una mayor recesión económica para el próximo año, pero seguimos pensando que estamos más en el medio que en la última parte del ciclo", dijo Jon Adams, gerente de cartera en BMO Global Asset Management, Chicago, donde la firma supervisa $233 mil millones. El potencial de una continua expansión económica "admite utilidades más altas", dijo.
A primera vista, el tercer trimestre se perfila como otro periodo de contracción en las ganancias netas en tanto las estimaciones de los analistas se tornaban negativas en agosto y se volvían cada vez más pesimistas en las últimas semanas. Al mismo tiempo, las empresas estadounidenses superaron las previsiones por un margen promedio de 3,6 puntos porcentuales en los últimos cinco años, con lo cual la caída pronosticada se convierte en crecimiento a fin de cuentas.
Volviendo a mirar atrás las ganancias, todo sugeriría que la debilidad de las empresas estadounidenses será transitoria, y no una señal de advertencia sobre la solidez de toda la economía. Mientras que la profundidad de la recesión de las utilidades es poco profunda, se encuentra entre las más prolongadas de la historia.
Desde 1936, las ganancias de S&P 500 sufrieron caídas de cinco trimestres o más en nueve oportunidades, dos tercios de ellas asociadas a recesiones económicas, según lo demuestran los datos recopilados por los Índices S&P Dow Jones y Bloomberg. Y de las 13 contracciones económicas, solo cuatro tuvieron lugar sin un mercado a la baja.
Los estrategas se muestran cautos en su perspectiva para el S&P 500, abajo un 0,7% para la semana, a 2.153,74, menos del 2% por debajo de su máximo histórico. El S&P 500 subió un 0,5% en Nueva York.


Ver comentarios