Enviar
Designación de altos puestos en el Congreso estuvo marcada por reproches y cuestionamientos
Fuegos políticos tiñeron elección legislativa
• PLN continuará dominando directorio del Congreso

Carlos J. Mora
[email protected]

Aunque el Gobierno y los mismos diputados traten de ocultarlo, la realidad salió a la luz este viernes: la guerra electoral ya llegó al Congreso y todo indica que los acuerdos serán complicados durante este último año legislativo.
La sesión solemne de este 1º de mayo estuvo teñida por los ataques frontales entre todas las fracciones legislativas, sobre todo en los procesos de elección de la Presidencia y Vicepresidencia del Congreso.
Tal y como se pronosticaba, Francisco Antonio Pacheco consiguió posicionarse para este cuarto y último año en la silla presidencial de la Asamblea Legislativa. Lo logró con el voto de 30 diputados; los 25 de Liberación Nacional (PLN), el del socialcristiano José Luis Vásquez y el respaldo de los independientes Evita Arguedas, José Manuel Echandi, Guyon Massey y Andrea Morales, quien a pesar de que hace pocos días había descartado dar su apoyo a Pacheco decidió otorgárselo tras la indicación de este de retirar el polarizado de la barra de público del Plenario.
El legislador de 69 años es el primer costarricense que después de la Fundación de la Segunda República en 1949 ha ocupado este puesto por cuatro años consecutivos. El viernes Pacheco le ganó el pulso por la Presidencia a Sergio Alfaro, del Partido Acción Ciudadana (PAC), quien obtuvo solo el respaldo de los 16 diputados de su fracción.
La elección de Pacheco estuvo precedida por un ataque sin cuartel entre las distintas fracciones, en el que era evidente el tinte electoral de la contienda y la intención de atacar al Ejecutivo.
El Movimiento Libertario (ML) cuestionó la labor de Pacheco en los tres años anteriores frente a la Presidencia, así como sus interpretaciones y resoluciones del Reglamento Legislativo. De igual modo criticó “la intromisión” del presidente Oscar Arias en la elección.
Como parte de su disconformidad, la fracción minoritaria presentará una acción de inconstitucionalidad contra toda la elección del directorio, pues asegura que la presencia y voto de Mayi Antillón, ministra de Comunicación y Enlace —y también diputada— son ilegales.
Los verdiblancos no se mostraron intimidados por los ataques, salieron en defensa de Pacheco y apoyaron la presencia de Antillón en el Congreso y su participación en la elección del directorio.
El PLN acusó a los libertarios y al PAC de abrir las puertas del congreso a la contienda electoral.
La elección de la Vicepresidencia no escapó de los cuestionamientos de la oposición; no obstante, tal y como se preveía, Maureen Ballestero logró imponerse en el puesto con el respaldo de 34 votos, frente a 16 de su más fuerte contendora, Patricia Romero, diputada del PAC.
El resto de la elección del directorio transcurrió de manera más ágil, incluso se resolvió sin la presencia de los 57 diputados, pues una vez que se votaron los puestos de Presidente y Vicepresidenta algunos legisladores salieron a conversar con la prensa sobre sus apreciaciones de la jornada de elección.
Como fue la tónica en los tres años anteriores, los puestos restantes fueron ocupados por diputados del oficialismo, a excepción de Guyon Massey.
Todos los puestos del nuevo directorio legislativo se designaron en las primeras rondas de votación.
Para la semana entrante el nuevo directorio tendrá que trabajar en la elaboración de la agenda que discutirán los diputados y en la formación de las comisiones legislativas.
Las distintas fracciones ya empezaron a barajar los proyectos de ley que podrían solicitar que se incluyan en dicha agenda. De manera general las fracciones coinciden en que se deben impulsar proyectos para mitigar del impacto de la crisis económica mundial, pero también tienen iniciativas por separado.
El PAC apostará a que se a
borden temas de infraestructura y apoyo a la producción agrícola del país.
El ML presentará proyectos
concernientes a la seguridad ciudadana, entre ellos la Ley de Crimen Organizado y la nueva Ley de Migración.
La Unidad Social Cristiana también apelará a la agenda de seguridad, como también a iniciativas que favorezcan la producción agrícola y la descentralización del Estado.
Por su parte, el oficialismo dijo analizar la agenda actual presentada por el Ejecutivo y retomar iniciativas rezagadas en las pasadas sesiones extraordinarias.

Ver comentarios