¡Frenesí a la marsellesa!
Enviar
¡Frenesí a la marsellesa!
Un salto sacado de la Caja de Pandora le valió el triunfo al francés Thomas Pagés

Dos décimas de punto marcaron la primera corona del francés Thomas Pagés en el X-Nights 2011, competencia de Freestyle que durante cinco años ha reunido en el estadio Ricardo Saprissa a los mejores exponentes del mundo de saltos libres en motocicleta.
Durante cuatro años, el cetro de este consolidado evento lo monopolizó Dany “El Pajarillo” Torres, quien este fin de semana disputó el primer lugar con el nuevo monarca, pero en su lista de trucos no hubo respuesta a la rutina de saltos del galo, quien logró innovar ante el ojo de los aficionados.

El “body varial” fue la sensación de la noche. El galo consiguió con ese truco ganar la competencia y además el reconocimiento al mejor salto.
En la primera ronda, diez pilotos tuvieron dos minutos para demostrar lo mejor de sus trucos y pasar a las semifinales. De la primera ronda, el público mostró empatía con los estadounidenses Lance Coury, James Carter, Dereck Cook y el francés Jeremy Rouanet; quienes a pesar de su esfuerzo no lograron clasificar.
La nota alta de la fase inicial la marcaron Carter que no logró clasificar, Willey Fullmer y Danny Torres, aunque en definitiva Pagés fue la sorpresa.
El galo inició la rutina con una ejecución fuerte en la actitud de los saltos. Pero, el cierre puso de pie a los más de 20 mil asistentes.
Cuando el tiempo regular llegaba al final, Pagés se elevó junto con su motocicleta, salió por el costado de ella y cual paso de baile, dio un giro en 360 con el aire como pista y ahí se ganó al público, que lo ovacionó sin contemplación.
El cierre le correspondió al “Pajarillo”, quien como es costumbre realizó una rutina electrizante, y recordó que en este evento era el rival a vencer.
En la semifinal, Pagés repitió el “body varial”, y Torres no encontró en su inventario una innovación que fuera capaz de ensombrecer el impacto que había generado el salto de su contrincante en la retina de los jueces.
Como es costumbre, el cierre estuvo lleno de polémica. Melero, Torres y Pagés llegaron a la gran final, aunque en definitiva la disputa del cetro era únicamente entre dos.
Cada piloto tenía dos minutos para ejecutar su rutina, y el primero en saltar fue el español Melero. Luego, le siguió Torres, quien ejecutó sus piruetas sin error dentro del tiempo de reglamento.
El cierre le correspondió al galo que baila en el aire, pero en el tiempo reglamentario no logró ejecutar el “body varial”. Algo parecía incomodarle, pudo ser tracción o incluso el viento que fue bastante benévolo con estos acróbatas.
Fuera de los dos minutos y tras dos intentos infructuosos, el salto ganador del premio “best trick” salió, aunque esto generó la polémica si debía ser tomado en cuenta en la puntuación o no.
Como el mismo Torres aceptó, las rutinas ya han desafiado tanto las leyes de la física y aceptó el mérito del galo que logró imponer un nuevo parámetro en el desafío a la gravedad.

Daniel Chacón
Para La República

Ver comentarios