Enviar

Llamadas, mensajes y correos son parte de las técnicas de los delincuentes

Fraudes informáticos: no se confíe

Al menos dos personas cada día son víctimas de este tipo de robos

201307212238030.n3.jpg
Exceso de confianza o falta de malicia, como usted guste verlo. Quienes son víctimas de robo de dinero de sus cuentas bancarias son presas de las nuevas técnicas que aplican los delincuentes para obtener contraseñas de seguridad o claves personalizadas.
Los métodos que utilizan los llamados cibercriminales van muy de la mano con el avance tecnológico. Entre enero y junio de este año se reportaron 408 denuncias por fraudes informáticos ante el OIJ, esto equivale a que cada día se cometieron al menos dos robos de dinero a las cuentas de personas en el país.
El primer método de ellos es el phishing. Consiste en recibir un correo electrónico a nombre de su banco en el que le solicitan digitar el nombre de usuario y la contraseña.
Generalmente estos mensajes tienen logotipos falsos de la entidad bancaria y algunas faltas de ortografía en el texto, lo que le podría ayudar a identificar el timo, además de que nunca un banco le solicitará ese tipo de detalles por medio de un correo.
Otro método es el smishing, basado en mensajes de texto o SMS que llegan a su celular a nombre del banco. De igual forma buscan obtener los datos de acceso a las cuentas de personas inocentes que responden con la información necesaria para que cometan el fraude en su contra.
Los mensajes de texto en la mayoría de los casos tienen avisos como: “Si no responde le cerraremos su cuenta, debe completar los datos para actualizar su información de cliente o se expone a una multa si no envía lo que le solicitamos”.
Las llamadas o grabaciones de voz que le piden este tipo de detalles sobre sus cuentas son otro sistema utilizado por los delincuentes, se conoce como vishing, porque combina el concepto del phishing de obtener información, con el contacto por medio de Voz sobre IP (telefonía por Internet).
Durante la llamada el cliente acepta seguir debido a que le indican en la grabación que debe actualizar datos o que debe completar detalles para no tener problemas con sus cuentas, esto facilita la labor de quienes van a cometer el robo del dinero.
Otra de las puertas más comunes para obtener la información de las víctimas es el pharming, que consiste en reenviar al usuario que intenta entrar al sitio web del banco a otra página falsa con aspecto similar a la de la institución.
Cuando el cliente ingresa sin saber a la página duplicada teclea su cuenta, su nombre de usuario y sus contraseñas, y estos datos se registran automáticamente en otro servidor que almacena la información.
Ser cuidadoso con sus datos y con sus sistemas de seguridad le permitirá salvaguardar mejor el dinero, pero sobre todo sea desconfiado.

201307212242030.n33.jpg

Manuel Avendaño
[email protected]

Ver comentarios