Fraude con facturas de papel muestra fallas de la banca china
A pesar de una iniciativa del banco central para hacer que los bancos adopten el financiamiento electrónico de facturas, en marcha hace varios años, solo se realizó el 2% de las transacciones por ese medio en el primer semestre de 2015, muestran datos del Banco Popular de China. Bloomberg/La República
Enviar

 Una parte arcaica del sistema bancario chino cuyo fin es proveer fondos a corto plazo a empresas volvió a quedar bajo la lupa tras la revelación reciente de por lo menos dos casos de fraude.
Se descubrió un supuesto fraude por casi 1.000 millones de yuanes ($152 millones) a fines del año pasado en China Citic Bank, donde un empleado actuó en connivencia para falsificar documentación utilizada normalmente por las empresas para conseguir fondos rápidos, dijeron personas con conocimiento del asunto el jueves.
La semana pasada, Agricultural Bank of China anunció un “incidente de riesgo” por 3.900 millones de yuanes que según informaron los medios locales estuvo vinculado a un fraude de financiamiento de facturas cometido por empleados.
El financiamiento de facturas, también conocido como aceptación bancaria, viene popularizándose en parte porque brinda a los bancos una forma poco arriesgada de sortear los cupos de préstamo.
El mercado de $700 mil millones, que duplicó su tamaño en los últimos dos años, también tiene otras trampas: como un 80% de las transacciones se registra en papel en vez de electrónicamente, el fraude es común y con frecuencia se han invertido ganancias ilícitas en acciones o propiedades.
“El financiamiento de facturas es un negocio plagado de vacíos legales y riesgos operativos, del que se aprovechan muchos bancos por el arbitraje regulatorio”, dijo Ma Kunpeng, analista de Sinolink Securities en Shanghái.
“Es difícil imaginarse que después de tantos años la mayoría de las transacciones siga haciéndose en papel”.
Las facturas, en uso desde antes de la fundación de la República Popular China en 1949, son instrumentos de deuda de corto plazo emitidos por una empresa con un vencimiento de hasta seis meses y garantía de un banco comercial, normalmente como parte de una transacción comercial.
Se puede vender la factura a otra institución financiera o al banco central con un descuento antes de que venza, lo que la vuelve una herramienta común para obtener financiamiento.
La primera ley china que regulaba las finanzas con facturas entró en vigor en 1995. Cinco años más tarde, Industrial Commercial Bank of China abrió el primer centro de operaciones del país para esos instrumentos en Shanghái.
En 2010, Qilu Bank en la provincia de Shandong sufrió pérdidas por 2.300 millones de yuanes cuando delincuentes falsificaron documentos para defraudar a la entidad de préstamo mediante el financiamiento de facturas, y el caso provocó la salida de sus tres principales ejecutivos.
Este mes, la Comisión Regulatoria Bancaria de China (CBRC, por sus siglas en inglés) emitió un anuncio en el que solicitó a los bancos que inspeccionasen las divisiones de financiamiento de facturas en busca de violaciones o riesgos, dijeron fuentes del sector.
 

 

 

 


Ver comentarios