Enviar
Franquicias salen a la caza de inversionistas
Operar bajo una marca conocida tiene ventajas, como el conocimiento del mercado, estándares de calidad y relación con los proveedores

Juan Pablo Arias
[email protected]

Abrir un negocio propio con un nombre posicionado en el mercado y que cumpla estándares de calidad es cada día más fácil conforme se consolida el negocio de las franquicias en Costa Rica, y estas salen en busca de inversionistas.
Los precios para operar bajo una marca de este tipo pueden oscilar entre $500 (microfranquicias) y más de un $1 millón para las grandes cadenas, todo depende de factores como tipo de negocio, tamaño y estado del local, o ubicación, entre otros.
Por ejemplo, una franquicia de QSR Internacional, dueña de Quiznos y Teriyaki Experiencie, puede significar una inversión inicial por restaurante que va desde $150 mil hasta $280 mil, explicó Pablo Fernández, gerente de Expansión y Franquicias de la compañía.
“Buscamos personas que aparte de poseer el capital necesario para la inversión del restaurante, tenga capacidad de operarlo de la mejor manera, que ame el negocio de las comidas y el servicio al cliente”, explicó Fernández.
Mientras tanto, para montar un local de Pizza Hut la inversión es aproximadamente de $500 mil para un restaurante de servicio completo, $200 mil para un servicio a domicilio o food court y $100 mil para una unidad móvil, comentó Jorge Nils Gutiérrez, director general de la empresa.
“Ser un operador de una franquicia de cierto nivel, garantiza el apoyo de un grupo grande en el ámbito mundial, en nuestro caso, que tiene personas enfocadas en mejorar el desarrollo del negocio 24 horas, 365 días al año”, manifestó Gutiérrez.
La casa matriz de Pizza Hut les brinda apoyo en mercadeo, operaciones, proveedores y logística operativa en general. También les enseña a manejar un negocio de manera estructurada.
A nivel local, una franquicia de marca nacional como Get Nuts o Musmanni, puede costar $10 mil por canon de entrada, y una inversión que va desde $20 mil para la empresa de semillas confitadas, hasta $50 mil para la panadería.
Otras marcas, como Maridos de Alquiler, pueden costar $25 mil por canon de entrada, y requerir unos $80 mil de inversión.
Los datos se desprenden de www.franquiciascostarricenses.com, sitio electrónico creado por la Cámara de Comercio de Costa Rica, para la promoción de este modelo a nivel local.
También hay empresas que asesoran a los inversionistas para iniciar un negocio con este formato. Es el caso de Franquiciarte, firma que se dedica al desarrollo, comercialización e internacionalización de franquicias.
Por medio de sus servicios, estos consultores asumen el papel de acompañantes en la gestión de inversión y asesorías en las áreas legal, financiera, de mercadeo y operativa, comentó Eric Arroyo, socio de la firma.
Datos de la Cámara de Comercio indican que en el país existen 150 cadenas bajo este formato, de las cuales 129 corresponden a empresas de origen extranjero, principalmente de Estados Unidos.
Recientemente, la Cámara presentó el “Fortalecimiento y Crecimiento de las Pymes por medio de franquicias”, un programa de $1,25 millones que tiene por meta duplicar el número actual de franquicias de marcas locales, hasta 40.
A su vez, otras empresas como QSR International están en un proceso intensivo de expansión y busca de inversionistas que deseen desarrollar el negocio tanto en el país como en el resto de Latinoamérica y el Caribe.
“El desarrollo de Quiznos o Teriyaki dependerá del potencial que cada país o región tenga, basado en el tamaño o la cantidad de restaurantes que podamos abrir en cinco años”, dijo Fernández.
Para un país pequeño, como los de Centroamérica, el interesado debería contar con un capital disponible de alrededor de $500 mil a $800 mil para el inicio del proyecto.
En Costa Rica, McDonald’s, Burguer King, Taco Bell, Pizza Hut y la empresa de bienes raíces Century 21 son los líderes en el ramo.



Ver comentarios