Enviar
Banco Interamericano de Desarrollo y Cámara de Comercio invertirán $1,2 millones en proyecto
Franquicias permitirían expansión de pequeñas empresas
Exito de la figura para permitir el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas impulsa la iniciativa

Daniel Chacón
[email protected]

La necesidad de recuperar empleos y propiciar el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas (pymes) dio origen a un proyecto conjunto entre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Cámara de Comercio para que estas puedan expandirse a través del formato de franquicia.
Por ello, entre ambos dispondrán de unos $1,2 millones para capacitar a profesionales que puedan ayudar a las pymes en el esfuerzo de estructurar su negocio para lograr una expansión a través de ese formato.
El secreto está en lograr que la iniciativa pueda copiarse y reproducirse, para que el éxito sea emulado por las nuevas células.
Por ejemplo, un emprendedor tiene una venta de comidas muy exitosa. Entonces, trabaja en el diseño de la imagen, estilo del local, plataforma tecnológica y flujos del capital necesario para duplicar ese mismo modelo en otra zona, aprovechando las experiencias adquiridas y emulando el éxito.
Esto ha funcionado con cadenas como Campero, Domino's Pizza, McDonald's y otras, que han logrado llegar a infinidad de países de esta forma.
Y siguiendo esos pasos, los empresarios centroamericanos han aprendido de esta técnica estadounidense, la tropicalizaron y en la actualidad operan unas 300 franquicias de capital regional, de las cuales unas 250 son guatemaltecas.
En Costa Rica, a finales del año anterior sumaban unos 12 emprendimientos. El desconocimiento local de la figura y la necesidad de propiciar el crecimiento de las empresas en tiempos difíciles motivan la inversión para experimentar con alternativas como esta, indicó Julio Ugarte, presidente de la Cámara de Comercio.
El impacto les resulta atractivo a las partes involucradas, porque el beneficio va desde la creación de nuevas plazas de empleo, hasta convertir al país en un receptor de divisas, producto de regalías mensuales que paguen quienes deseen llevar franquicias costarricenses al exterior.
“Muchas veces al empresario local le ha costado reconocer que el valor de su idea de negocio o concepto tenga tanto peso como para que un tercero esté interesado en adquirirlo. Actualmente el país cuenta con una docena de franquicias que hoy son pioneras en el campo”, manifestó José Roberto Fernández, director general de Francorp Centroamérica.
A su criterio, las franquicias están hechas “a prueba de crisis”, porque el propietario puede seguir expandiendo un negocio sin tener que invertir en nuevas sucursales. Por otro lado, quien adquiere la marca compra un “paquete” que ya ha sido puesto a prueba y que tiene un posicionamiento en el mercado.
Los ejemplos en el país van desde Fogo Brasil, Best Brand, Musmanni y Spoon hasta negocios inéditos como Maridos de Alquiler. Todos encontraron la fórmula de éxito y encontraron la manera para reproducir el negocio.
“El modelo de negocios de las franquicias históricamente ha sido el formato más exitoso en el mercado minorista. Mi compromiso es transmitirle al franquiciador toda mi experiencia de cómo es el negocio; después de cientos de pruebas y errores en las cuales ya he invertido y que él tendrá a su favor desde el primer momento”, indicó Aparicio Cordero, director general de Maridos de Alquiler.
Ver comentarios