Logo La República

Sábado, 17 de agosto de 2019



ÚLTIMA HORA


Franklin Chang, Beethoven y de cómo el espacio cambió su identidad de inmigrante

Redacción La República [email protected] | Viernes 19 julio, 2019 07:43 am

Franklin Chang
Franklin Chang hizo siete viajes espaciales. NASA/La República


Franklin Chang, astronauta costarricense que hace muchos años se convirtió en ciudadano de Estados Unidos, brindó una íntima entrevista al medio The Washington Post, en conmemoración del 50 aniversario del primer viaje a la Luna.

Lea más: La NASA está armando una playlist para ir a la Luna en 2024 y usted puede ayudar

La periodista Rachel Hatzipanagos conversó con Chang acerca de sus viajes al espacio, pero principalmente como este estatus de astronauta cambió su su identidad como inmigrante en un país pluricultural.

A continuación un extracto de la entrevista de Chnag con Hatzipanagos:

RH: ¿Recuerdas la primera vez que quisiste ir al espacio?

FC: Sí, lo recuerdo muy bien. Era 1957 -a los 7 años-, y fue desencadenado por Sputnik. El Sputnik fue algo que iluminó la imaginación de muchos, muchos niños, no solo en los Estados Unidos sino en todo el mundo.

RH: ¿Alguna vez pretendiste ser un astronauta?

FC: Absolutamente. En 1957, construí una nave espacial, que era una caja de cartón de un refrigerador viejo o algún otro embalaje. Y dentro de esa caja, puse un par de sillas y estábamos como recostados sobre nuestras espaldas. Y entraría allí con mis primos y amigos y haríamos una cuenta regresiva para el despegue. Iríamos al espacio y aterrizaríamos en algún planeta distante y exploraríamos y luego regresaríamos a la Tierra.

RH: Eres de ascendencia china y costarricense. ¿Cómo crees que eso ayudó a moldear tu identidad?

Me considero una mezcla de muchas culturas. No me veo a mí mismo como, ya sabes, la mitad de esto o un cuarto de esto o algo así. He vivido en los Estados Unidos la mayor parte de mi vida, así que me siento muy estadounidense, a pesar de que mis raíces costarricenses siguen siendo fuertes y la mayor parte de mi familia todavía está en Costa Rica.

Los Estados Unidos son una sociedad multicultural, que en sí misma forma su propia cultura única. Así que esa es la forma en que me veo a mí mismo. Y ya no me considero ciudadano de un país. En realidad, me considero un ciudadano del mundo, del planeta, y muchos astronautas te lo dirán.

RH: ¿Cómo te sientes acerca de la actitud hacia los inmigrantes ahora, y crees que esto ha cambiado en absoluto desde la primera vez que inmigraste aquí?

FC: La actitud hacia los inmigrantes en todo el mundo ha cambiado porque ahora el mundo tiene mucha más gente. Tenemos 7 mil millones de personas en este planeta y no hay tanto espacio. Así que las personas naturalmente intentarán migrar hacia donde se encuentran las oportunidades, y esa es una fuerza que no es posible cambiar. Y, como resultado, hay una tendencia natural a construir barreras para evitar eso y construir muros e impedimentos para que ocurra esa migración.

Lea más: Franklin Chang: “¿Por qué no soñar con una refinadora costarricense de agua?”

RH: ¿Cuál fue tu experiencia más memorable en el espacio?

FC: Hice tres caminatas espaciales, pero mi primera caminata espacial fue muy memorable, porque estás saliendo de la nave espacial al aire libre, un espacio abierto. Lo único que lo separa del vacío del espacio es el grosor de la visera de su casco o el grosor del traje espacial. Es extremadamente impactante. Pasé bastante tiempo en el extremo del brazo, para que la gente me moviera desde el interior de la Estación Espacial. Al final del brazo, hubo momentos en que no podía ver nada, excepto mis pies parados sobre algo. Entramos en la oscuridad de la noche, y la Tierra desapareció. Todo lo que podía ver a mi alrededor eran estrellas, nada más que estrellas. Y se volvió un poco espeluznante; un poco extraño pensar que tal vez todos me dejaron ahí afuera. Pensamientos interesantes vienen a tu cabeza en ese tipo de momentos.

RH: ¿Cómo era tu día típico en el espacio?

FC: El día típico es muy estructurado. Cada hora está programada para que estés haciendo algo. Las comidas están programadas, el tiempo de sueño programado, incluso el tiempo de ocio programado. Saqué mucho tiempo libre de mis horas de sueño. No dormí mucho, porque quería vivir el momento. De todos modos, por lo general no duermo mucho, y pensé que no iba a ir al espacio para dormir. Así que tomé mucho tiempo de mi tiempo de sueño para escuchar música clásica y simplemente me estacioné frente a la ventana y solo observé cómo pasaba el mundo. Y me alegro de haber hecho eso.

RH: ¿Qué música clásica escuchaste?

FC: Una secuencia de la Sinfonía Pastoral de Beethoven, y pude sincronizarla adecuadamente con la órbita de la Tierra. Si activas el inicio de la sinfonía en un momento determinado, los cuatro movimientos de la sinfonía de alguna manera encajan con lo que estás mirando por la ventana. Hay un período en la sinfonía con una tormenta eléctrica y la oscuridad y el viento y la tormenta. Por alguna razón, nos encontramos volando sobre el continente africano en la noche en ese momento, y hubo una tormenta eléctrica. Había toda una cadena de tormentas eléctricas que disparaban rayos en todo el continente africano durante la noche. Coincidía casi perfectamente con la música, y luego en el último momento, que es cuando llega el sol y la calma después de la tormenta, acabábamos de salir del Pacífico Sur y el sol salió por el horizonte, y fue el momento perfecto para el comienzo del cuarto movimiento. Te lo digo, era casi como Beethoven hubiera estado allí. Habría escrito música mucho más hermosa de lo que ya lo hubiera hecho si hubiera tenido la oportunidad de volar en el espacio.

Puede leer la entrevista completa en The Washington Post.


NOTAS RELACIONADAS