Enviar

Francia espía comunicaciones en su territorio

201307040854231.ciberataques.jpg
Francia cuenta con un sistema de espionaje de comunicaciones que escruta en su territorio millones de llamadas de teléfono, correos electrónicos o mensajes de móvil bajo un marco legal poco claro, según reveló hoy el diario "Le Monde".

"La Dirección General de la Seguridad Exterior recolecta sistemáticamente las señales electromagnéticas emitidas por los ordenadores o los teléfonos en Francia, así como los flujos entre Francia y el extranjero: la totalidad de nuestras comunicaciones son espiadas", señaló ese diario.

Esos procedimientos, preciados por los servicios antiterroristas, no se centran en el contenido de las comunicaciones, sino en los "metadatos", es decir, quién contacta a quién.

"La Dirección recolecta los datos de las llamadas de millones de abonados, identificando a los interlocutores, el lugar, la fecha, la duración y el peso del mensaje. Lo mismo con los correos electrónicos -con la posibilidad de leer el asunto del correo-, los SMS, los faxes... Y toda actividad que pase por Google, Facebook, Microsoft, Apple, Yahoo!", agrega el diario.

"Los políticos lo saben perfectamente, pero el secreto es la regla", añade "Le Monde".

Según el rotativo, el almacenamiento de esos datos durante años se trata de una práctica ilegal, a lo que las fuentes de los servicios secretos del diario precisan que es alegal, es decir, que no está regulado pero tampoco prohibido.

El espionaje está legislado, no hay nada previsto sobre el almacenamiento masivo de datos por los servicios secretos.

Esos datos están a disposición de una serie de agencias francesas a cargo de la seguridad, desde los servicios aduaneros a la inteligencia militar, interior, exterior y financiera, entre otras.

"Le Monde" no dice que Francia espíe de esa forma fuera de su territorio, pero sí que detalla una "larga tradición" de espionaje industrial y comercial que data, al menos, de los años cincuenta del siglo XX, durante la guerra fría.

Ver comentarios