Enviar
Expertos ambientales inspeccionaron Isla Calero, pese al acoso e insultos de civiles del país vecino
Fracasa sabotaje nica a visita de Ramsar
Diplomacia tica envía carta de protesta a Nicaragua e informa a la Corte de La Haya y al Consejo de Seguridad sobre incidentes

Pese al hostigamiento e insultos de civiles y destacados de la prensa nicaragüense, los tres miembros de la Convención Internacional de Humedales (Ramsar) lograron inspeccionar Isla Calero y determinar los estragos ambientales en la zona.
Los expertos tuvieron tiempo para conocer las dimensiones reales del “canal artificial Pastora” conocido con ese nombre, pues lo realizó Edén Pastora, y establecer sus posibles implicaciones.
Asimismo, visitaron el área deforestada y pudieron hacerse una idea de las posibles consecuencias fluviales que ocasionarían los trabajos producidos por obreros y militares de Nicaragua.
Si bien la inspección se llevó a cabo, esta se vio obstaculizada por la presencia de decenas de nicaragüenses dentro del área de exclusión demarcada por la Corte Internacional de Justicia, quienes incluso, impidieron que los expertos visitaran ayer dicha zona, pese a que todo estaba previsto.
Por tal razón, los enviados de la Convención Ramsar pudieron solo el martes pasado durante al menos cinco horas, recorrer la esquina noreste de Isla Calero, donde civiles y efectivos de Seguridad tanto de Costa Rica como de Nicaragua no podían ingresar, hasta que la Corte de La Haya falle por el fondo en este conflicto.
Los tres científicos ingresaron al área de exclusión de unas 300 hectáreas, junto a una delegación de civiles costarricenses encargados de la protección ambiental, tal y como lo estableció el Tribunal el pasado 8 de marzo, cuando ordenó las medidas cautelares.
Se espera que permanezcan en suelo nacional unos dos días más y que brinden el informe detallado del daño ambiental, así como, las medidas de mitigación en un periodo de dos meses.
La presencia de civiles, partidarios del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional, generó molestias en la diplomacia nacional, pues fue vista como una “medida desesperada” para evitar que los expertos ambientales evaluaran la zona de excepción, y además como una violación a la providencia de la Corte.
“Nos dio vergüenza ajena la actitud del Gobierno de Nicaragua. Claramente esos jóvenes llegaron para acosar y hostigar a los miembros de Ramsar, promovidos por el gobierno de Daniel Ortega”, dijo el canciller René Castro.
Ante esta situación, ayer el jerarca de la diplomacia nacional envió a su homólogo nicaragüense, Samuel Santos, una misiva de protesta por los hechos.
En la carta se denuncia la invasión de civiles y miembros de la prensa de la nación vecina tanto a territorio costarricense como en la zona de exclusión, situación que viola la orden de La Haya.
De igual forma, se informará tanto al alto Tribunal como a la Presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas lo acontecido durante la visita de los científicos al país, para que estos organismos intervengan.
“Ya recopilamos la documentación y material gráfico para comprobar la presencia de civiles nicaragüenses en la zona de exclusión, claramente violando la orden de la Corte. Esos documentos serán presentados a los jueces”, añadió Castro.
Pese a los obstáculos para que la evaluación se llevara a cabo, la diplomacia nacional confirmó que aún está en pie la reunión bilateral que se tiene programada con Nicaragua, para el próximo 12 de abril.
La cita se realizaría en Peñas Blancas en la frontera norte y la delegación nacional estará encabeza por Walter Navarro y Carlos Roverssi, viceministro de Seguridad y vicecanciller, respectivamente.
Ayer también se informó que el próximo 5 de diciembre Costa Rica deberá presentar toda la documentación a la Corte, para que este conflicto se discuta por el fondo.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios